La marca Rutas del Vino de Castilla y León ha nacidoeste miércoles 17 como un distintivo destinado a aunar la oferta de enoturismo de la Comunidad, respetando las singularidades y con el fin de promocionar una imagen homogénea en los mercados nacional e internacionales.

El director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ramírez, ha dado a conocer esta iniciativa en rueda de prensa, acompañado del presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero, Miguel Ángel Gayubo, y el presidente de la Ruta del Vino Sierra de Francia, Javier García Hidalgo.

La nueva marca, “modelo de colaboración”, concibe las siete rutas del vino en la Comunidad con capacidad para integrar todos los servicios turísticos, no sólo las bodegas sino también hoteles, establecimientos de restauración, centros de interpretación y museos, entre otros atractivos, ha explicado Ramírez.

De tres rutas certificadas en 2013 se ha pasado a siete, lo que sitúa Castilla y León en primer lugar en cuanto a número

Tras matizar que cada ruta del vino es diferente, el director general ha subrayado la apuesta “firme” de la Junta de Castilla y León por el enoturismo como “recurso fundamental” del turismo y ha recordado que el Ejecutivo autonómico ha apoyado las rutas con una inversión de más de 900.000 euros en los últimos años.

De tres rutas certificadas en 2013 se ha pasado a siete en la actualidad, lo que sitúa Castilla y León en primer lugar en cuanto a número y por tanto “líder” en este ámbito, ha descrito.

“La nueva marca nace hoy y aglutina toda la oferta de enoturismo de Castilla y León a través de las Rutas del Vino”, ha resumido el director general, para el que la “marca” hace visible la parte gráfica, pero detrás representa un “enorme trabajo” a partir de un modelo de colaboración.

Todas las rutas del vino de la Comunidad aumentaron en 2017, con cerca de 470.000 visitantes, lo que representa un promedio de crecimiento del 16,4 por ciento a nivel autonómico, ha argumentado Ramírez sobre el valor de este recurso, que ha conllevado un impacto económico “importante” en el sector turístico.

“Sólo las visitas a bodegas han supuesto más de 20,7 millones de euros el pasado año”, ha puesto como ejemplo el director general, quien ha abogado por consolidar esa línea de crecimiento.

Para perseguir este objetivo, Rutas del Vino de Castilla y León iniciará de forma “inminente” una campaña de lanzamiento para familiarizar al mercado con la marca, a través de medios digitales, de medios de comunicación escritos, soportes promocionales en Madrid, y presentaciones a operadores, agentes y prensa especializada,

La campaña abarcará además la participación en acontecimientos vinculados con el sector, entre los que ha citado Soria Gastronómica, la Feria Gastrónoma de Valencia y la Semana Europea del Enoturismo, además de incluir la edición de material promocional en inglés y en español.

La web de Turismo de Castilla y León, las redes sociales, y la divulgación en el ámbito nacional servirán también de apoyo a la promoción de la marca, con vistas además a la comercialización en mercados como el británico, de donde proceden más de 220.000 turistas.

La accesibilidad, facilitar que las personas con alguna discapacidad puedan disfrutar de este tipo de turismo, se encuentra también entre las claves que guiarán el contenido de las Rutas del Vino de Castilla y León.

En definitiva, se trata de un conjunto de actuaciones para reforzar, colaborar e impulsar la imagen conjunta deCastilla y León como destino enoturístico y mejorar la labor de promoción nacional e internacional, además de aumentar esta línea de crecimiento turístico, ha sintetizado.

Las Rutas del Vino de Castilla y León están compuestas por Arlanza, Arribes, Bierzo, Cigales, Ribera del Duero, Rueda, y Sierra de Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here