New Holland presenta un flamante cabezal para maíz

0
1

    Los separadores se han fabricado mediante avanzadas técnicas de rotomoldeado y están elaborados enteramente de plástico. Por ello, en las tareas de cosecha intensivas, siempre recuperan su forma original. Fabricados de polietileno, absorben el impacto de las mazorcas caídas y las retienen, reduciendo las pérdidas por "rebote". Además, el diseño ranurado dirige el grano suelto hacia el alimentador, por lo que se prolonga la vida útil de las cintas antidesgaste.

   Las puntas más cortas del cabezal siguen mejor el contorno del terreno para no "arrollar" los valiosos cultivos, algo muy útil cuando se trabaja en terrazas o en campos que exigen giros cerrados.

Óptimo picado de tallos

    Las picadoras de tallos integradas, de gran resistencia, se pueden instalar para obtener un picado extrafino y la dispersión del material de abono, lo cual resulta idóneo para actividades de labranza mínima. La hoja de corte está debajo del cabezal y el operador puede enfrentarse a cada hilera por separado para aumentar la eficacia del trabajo.

Máxima eficacia de cosecha de cultivos tumbados

   El imprevisible clima europeo obliga a veces a cosechar cultivos de maíz tumbados por el viento o la lluvia. Con el fin de mantener la velocidad de avance y la eficiencia de la cosecha, el perfil delantero del cabezal se ha remodelado para dejar a la vista las cadenas recolectoras. Ese sistema recoge los tallos tumbados para asegurar una cosecha completa.

   El separador con sinfín motorizado se ha resituado en el exterior de las protecciones laterales para reducir las pérdidas de maíz erecto, ya que todos los tallos se recopilan de manera segura y no caen hacia los bordes. Cuando se trabaja sin los separadores motorizados, la forma cóncava de las protecciones laterales atrapa las mazorcas que caen y las transfiere al cabezal para que las procese. Esto reduce drásticamente las pérdidas y aumenta la rentabilidad.

Las versiones abatibles y rígidas proporcionan flexibilidad operativa

    Los cabezales para maíz están disponibles en configuraciones abatibles y rígidas. El cabezal rígido para doce hileras cuenta con una separación de 70/75 cm entre hileras y es perfecto para el trabajo intensivo con maíz. Las variantes abatibles para cinco, seis y ocho hileras se han diseñado para actividades de transporte intensivas que necesitan reducir el tiempo de transporte que afecta a la productividad. Cuando se pliegan, todos los cabezales abatibles cumplen la estricta limitación de ancho de transporte de 3,5 metros.

Puntas abatibles para facilitar el mantenimiento

   Durante los ajustados periodos de cosecha, el mantenimiento debe ser lo más rápido y eficiente que sea posible. Por ello, todas las puntas y separadores de cabezal se pliegan sin esfuerzo mediante muelles de gas y facilitan el acceso para tareas periódicas de revisión, mantenimiento y limpieza.

   Además, las protecciones laterales están sostenidas por muelles de gas y cuentan con un cierre que las mantiene en su posición para mayor seguridad. Los separadores se pueden retirar con facilidad sin necesidad de herramientas, para contar con acceso sin restricciones a la unidad de hilera.