Nieve y granizo ponen bajo cero a Cantabria y dejan hasta 41 litros de agua

0
9

EFE.- Los efectos de estas precipitaciones se han hecho patentes en las carreteras regionales, donde hay dos puertos de montaña cerrados al tráfico y otros dos con cadenas; pero también en Santander, donde una fuerte granizada ha teñido las calles de blanco a mediodía.

Las tormentas han sido también protagonistas de ayer, tanto de madrugada como ya avanzado el día, y de hecho, en el aeropuerto de Parayas un rayo ha alcanzado a un avión de Ryanair procedente de Barcelona que ha aterrizado sin problema y ha partido de nuevo, con retraso, después de verificar que funcionaba correctamente.

Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, las mayores precipitaciones se han registrado en Santander, donde hasta las seis y media de la tarde se habían recogido 41,6 litros de agua por metro cuadrado.

Es el segundo mayor registro de los alcanzados hoy en España, sólo por detrás de los 47 litros recogidos en la localidad bilbaína de Balmaseda.

Otras dos localidades cántabras ocupan el tercer y cuarto puesto en ese listado de poblaciones españolas donde más ha llovido a lo largo de la jornada. Se trata de Soba, con 38,8 litros de agua por metro cuadrado, y Treto (Bárcena de Cicero), con 34 litros.

En las cotas más altas las precipitaciones han sido en forma de nieve y han estado acompañadas por temperaturas bajas, con valores negativos.

La mínima del día se ha registrado en Cubillo de Ebro (Valderredible), con 3,2 grados bajo cero. Y el mercurio se ha quedado también por debajo de los cero grados en Reinosa (-2,7 grados), en Polientes, también en Valderredible (-2,5) y Fuente Dé, en Camaleño (-0,8 grados).

En algunos casos, la sensación de frío se ha visto acentuada por el viento, que ha soplado con velocidades de hasta 50 kilómetros por hora en Santander, llegando a alcanzar rachas máximas de 75 kilómetros hora.

En las carreteras, la nieve mantiene cerrados al tráfico los puertos de Estacas de Trueba (CA-631) y Lunada (CA-643). Y en los de La Matanela (CA-633) y La Sía (CA-665) se requieren cadenas o neumáticos de invierno y está prohibido el tráfico para camiones, autobuses y vehículos articulados.