22 de Octubre de 2014

Actualidad / Países terceros

Las hortalizas disparan su precio en Argentina y ya son más caras que la carne

14/10/2013


Las hortalizas disparan su precio en Argentina y ya son más caras que la carne

Varias verduras y hortalizas argentinas duplicaron su precio en los últimos días, por lo que preparar una ensalada con tomate y pimientos o una parrillada de verduras resulta hoy más caro que cocinar una de carne, según los precios minoristas. El tomate de ensalada ha alcanzado el precio de 37 pesos por kilo (unos 4,70 euros) en diversos supermercados, frente al precio de 1,80 euros que la misma variedad tiene en España, mientras que el kilo de tomate cherry, que en España vale 4 euros, supera los 73 pesos en Argentina (9,20 euros), según pudo comprobar Efe. El kilo de calabacín, por su parte, se ofrece a 31 pesos (4 euros), frente a 1,60 euros al otro lado del Atlántico. Sin embargo, la mayor diferencia se da en los pimientos rojos, que cuestan 58 pesos (7,30 euros), mientras que en las tiendas españolas de la misma cadena internacional se venden a 1,90 euros.

    Por el contrario, un kilo de asado de ternera se vende en los supermercados a 29 pesos (3,60 euros) y uno de falda de novillo a 26 pesos (3,30 euros), frente a los 8,10 euros que cuesta en España.

    De acuerdo a los números estimados por la Cámara de la industria de la carne en Argentina (Ciccra), los precios de estos alimentos han sufrido una inflación inferior al 10% durante el año, mientras que en el Mercado Central de Buenos Aires (MCBA) el kilo de tomates ha duplicado su precio en apenas una semana.

    Según explicó la Subsecretaría de Defensa del Consumidor, el motivo de la escalada en los precios de las verduras se debe a las heladas registradas en el noroeste y el litoral de Argentina en los últimos meses, que han dañado la producción de tomates, pimientos, berenjenas y calabacines, entre otros.

    Según las previsiones del MCBA, la inversión en los precios de la carne y las hortalizas se mantendrá hasta mediados de noviembre, cuando se produzca la siguiente cosecha en el llamado "Corredor verde" de Buenos Aires.

     En noviembre del año pasado, el Gobierno argentino ya recomendó reducir el consumo de tomate en las dos primeras semanas del mes, a la espera de recibir la cosecha.

El Gobierno propone que se consuman otros productos

    Para reducir el impacto de estas subidas en la dieta semanal, la Subsecretaría de Defensa del Consumidor aconsejó eliminar el tomate de la dieta mientras dure la escasez y reemplazarlo en las salsas por harina, leche o vino.

    Respecto a los platos de verduras, sugieren reemplazar las ensaladas verdes por ensaladillas rusas, con patata, zanahoria, pepino y atún, pese a que su cocción daña las propiedades de las verduras crudas.

    En su comunicado, la Subsecretaría señala que las patatas, la zanahoria o la remolacha "se encuentran a muy buen precio" y son "ideales para preparar comidas muy nutritivas y para todos los gustos".

    La subida de precios de las hortalizas más comunes hace más difícil que los argentinos equilibren su dieta, que sufre de un exceso de carne, según destacó un estudio de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Buenos Aires el pasado mes de julio.

    En el informe se calificaba la alimentación diaria de los ciudadanos del país sudamericano con un 42 sobre 100, y se destacaba que el consumo de frutas y verduras estaba "muy debajo de lo deseado", mientras que la carne, en concreto el asado, suponía gran parte de la dieta mensual.

    En abril de este año, lluvias torrenciales en Brasil dañaron las cosechas de tomates y produjeron un alza del 150 por ciento, según estimaciones de la Fundación Getulio Vargas, en una situación muy similar a la que sufre Argentina en la actualidad.

Repsol 2014 con redireccion para clics

Contacte con nosotros

Logotipo Pie Agroinformacion

© 2014 Agroinformación | Aviso legal | Politica de privacidad | Marketing y publicidad: 99centavos.es | Contacto