La organización agraria Asaja Córdoba ha informado de que la superficie de girasol en la provincia, al igual que está sucediendo en otras partes de de España, aunque en Andalucía ha subido la superficie gracias al incremento de Sevilla y Cádiz, ha sufrido una bajada importante, en relación al año pasado, con una reducción en esta campaña de en torno a un 15 por ciento “debido a su escasa rentabilidad”.

En 2017, la superficie de girasol en Córdoba fue de 37.102 hectáreas, siendo la tercera provincia andaluza con mayor superficie, por detrás de Sevilla, con 121.585 hectáreas, y Cádiz, con 61.654 hectáreas.

La consecuencia de este descenso, según la organización agraria, es “los bajos precios que lleva arrastrando el girasol en los últimos años” no habiendo además perspectiva de que vayan a subir en el futuro. Además, la climatología no ha acompañado en las anteriores campañas a este cultivo y los rendimientos han sido muy bajos, lo que está provocando que los agricultores acaben optando por otros cultivos más rentables.

No obstante, se espera que este año los rendimientos sean medios de un año tipo, aunque los precios se prevé que sigan “por los suelos poniendo en peligro la continuidad del cultivo por el bajo valor de los ingresos en la venta de la cosecha”, pues está por debajo de los costes de producción que se sitúan en torno a los 480 euros por hectárea, según los datos de la Junta de Andalucía.

Esto hace que el agricultor no tenga interés en sembrar girasol y apueste por otros cultivos como el garbanzo, “que le ha comido bastante terreno este año al girasol”, o la colza, cuyo repunte en esta campaña ha sido menor.

Cabe destacar que en Castilla-La Mancha Cinco organizaciones agrarias de la región han reivindicado que se incluya una ayuda asociada para el cultivo de girasol en la reforma de la Política Agraria Común (PAC).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here