ASAJA de Castilla y León se ha sumado al enfado por la propuesta del Ministerio de destinar toda la partida del Plan Renove para renovar la maquinaria de purines y ha pedido al Ministerio de Agricultura una mayor dotación para la convocatoria de 2018, para cumplir con su objetivo de contribuir a renovar el parque nacional de maquinaria agraria. “Si ya la cuantía de estas ayudas es pequeña, y no siempre resulta atractivo para el agricultor el achatarramiento de maquinaria que implica, este año se parte de un presupuesto similar no solo para atender la demanda habitual, sino también para cubrir el impacto que tendrá en el sector la obligación de renovar los sistemas de aplicación de purines”, se lamenta la organización agraria.

Así, y tal como se aprobó en el último Consejo de Ministros, las nuevas bases reguladoras orientarán prioritariamente las ayudas a la sustitución de los equipos que generan más emisiones de amoniaco por otros que permitan inyectar o localizar los purines. Tal como ha señalado el propio Ministerio, se ha considerado apropiado destinar los 5 millones de euros previstos para la convocatoria de 2018 exclusivamente para este tipo de equipos, lo que en la práctica excluye al resto de maquinaria que habitualmente optaba al Renove.

Asaja CyL insiste en que, paralelamente, se debe ampliar el plazo para la renovación de la maquinaria de purines

ASAJA entiende la importancia de que el sector cumpla la normativa, europea y nacional, sobre reducción de las emisiones de amoniaco, y en concreto la normativa  que prohíbe la aplicación de purines con sistemas de plato, abanico o cañones. Pese a ello no oculta su enfado y considera que “hubiera sido más eficiente realizar una convocatoria específica y con presupuesto propio para atender a aquellos que compren o bien adapten sus equipos a la nueva situación, respetando el Plan Renove habitual para el resto de maquinaria”.

Además, la organización profesional agraria también reitera su enfado con esta normativa y afirma en que el sector necesita un plazo mucho más largo –la administración sigue insistiendo en dejar solo un año de margen– para adaptar los sistemas de aplicación de purines a campo.

“Hay agricultores que adquirieron poco antes del cambio de normativa maquinaria para realizar esta tarea, y que ahora tendrán que cambiarla o adaptarla, con el coste y complicaciones que ello implica, señala ASAJA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here