Nuevo impulso a los biocarburantes como opción y obligación

0
1

EFE.- En España, por ejemplo, el Ejecutivo ha elevado al 6 % para 2011 el objetivo obligatorio de consumo de biocarburantes en diesel, una cifra que se incrementará hasta el 7 % en los próximos dos años, mientras que en gasolinas fija en un 3,9 % los objetivos para este ejercicio y en un 4,1 % para 2012 y 2013.

¿Este tipo de combustible es una alternativa más al petróleo? ¿La subida del crudo está incentivando su fabricación? La teoría dice que debería ser así y que conforme aumenta el precio del crudo sería más interesante producir y vender biocarburantes, ha señalado el jefe del Departamento de Biocarburantes del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Carlos Fernández.

No obstante, Fernández ha explicado a Efeagro que la teoría no se ha cumplido porque desde hace unos años la subida del precio del petróleo tira al alza de todas las materias primas.

En el caso del biodiesel, el peso de la materia prima sobre el coste del producto se sitúa entre el 80 y el 85 %, mientras que en el etanol, se encuentra entre el 65 o el 70 %.

Sí es cierto que en países como Estados Unidos (líder en la producción de etanol a partir de maíz) ha crecido el uso de este cereal para la fabricación de biocarburante pero con un "techo".

Además, según Fernández, es "impensable" que los niveles actuales puedan incrementarse más porque la cantidad que se puede comercializar en el mercado americano -que es su destino natural- está limitado por ley, hasta unos 16 millones de galones.

En concreto, los pronósticos del Departamento Norteamericano de Agricultura (USDA, en sus siglas en inglés) apuntan que este año debería utilizarse el 40 % de la producción local de maíz para su conversión en etanol (136 millones de toneladas).

Fuentes de la FAO han asegurado a Efeagro que el aumento de la producción de biocarburantes está relacionada con el alza de los precios del crudo, pero también con los requisitos de los Gobiernos.

"Es más, en estos momentos, los altos precios del maíz están dificultando la industria de los biocarburantes", han añadido.

Sobre el impacto de la producción de biocarburantes sobre la subida del precio de los alimentos, el jefe del Departamento de Biocarburantes del IDAE considera que el mercado está muy regulado, por lo que esta subida se debe a factores externos al energético.

Desde la FAO, por su parte, han destacado que el hecho de que tantos cereales sean desviados del consumo humano y animal hacia la producción de etanol influye en mayores precios.

Sin embargo, consideran que sería "injusto" e "incorrecto" atribuir toda el alza de los precios de los cereales al etanol.

La Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) en España reconoce que actualmente existe una mayor demanda de biocarburantes a nivel mundial, si bien las tierras disponibles tienen la capacidad de responder a esta demanda, teniendo en cuenta el objetivo establecido en la Unión Europea de utilizar un 10 % de energías renovables en el transporte.

El director de APPA Biocarburantes, Manuel Bustos, ha subrayado a Efeagro que, según un informe del Gobierno británico presentado en 2010, actualmente hay una gran cantidad de reservas agrícolas infrautilizadas en Europa y otras partes del mundo que se podrían usar para el cultivo de los biocarburantes.

Bustos ha recalcado que la Directiva de Energías Renovables de la UE establece, para los biocarburantes, una serie de requisitos de sostenibilidad.

En España, y en general en Europa, los aceites de primer uso más utilizados para la fabricación de biodiesel son la colza, la soja y el girasol, y en menor medida los aceites usados, mientras que el bioetanol se produce a partir de la fermentación de materia orgánica con altos contenidos en almidón como los cereales o la remolacha.

Actualmente, la industria busca nuevas materias primas como residuos o grasas, aceite vegetal usado o materias azucaradas.

Un informe del USDA prevé que la demanda de materia prima para biocarburantes seguirá creciendo en EEUU, Brasil y la UE hasta 2020, pero a un ritmo más lento que en los últimos años.

Este departamento estima que la producción de biodiesel aumentará en la UE un 22 % en 2020, y que en el caso del etanol, la cifra se elevará al 40 % en ese año.