El uso en agricultura de nuevos bioplásticos biodegradables con componentes activos para aumentar el rendimiento de los cultivos y mejorar su competitividad en el mercado es el objetivo de un proyecto valenciano financiado por Climate-KIC, la iniciativa europea contra el cambio climático.

Investigadores del Instituto de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IUIAD) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) lideran este trabajo, en el que también participan el departamento de Química Inorgánica de la Universitat de València, Anecoop, Nurel y las asociaciones agrarias AVA-Asaja y La Unió.

La investigadora del IUIAD Chelo González ha explicado a EFE que la utilización de plásticos acolchados convencionales, obtenidos a partir de derivados del petróleo, representa una forma efectiva aunque poco sostenible de mejorar el rendimiento de los cultivos en todo el mundo.

Los bioplásticos biodegradables podrían dejarse sobre el suelo sin riesgo de contaminar el medio ambiente

Estos bioplásticos permiten reducir la evaporación del agua, controlar el crecimiento de malas hierbas y prevenir el contacto directo de los cultivos con el suelo.

“Ahora bien, su retirada suele ser costosa y encarece el proceso productivo por lo que, tras su uso, habitualmente son abandonados en el suelo, ejerciendo un impacto negativo sobre el medio ambiente”, ha advertido.

Además, según la investigadora “no pueden ser reciclados debido a los elevados niveles de contaminantes que contienen”, por lo que “una posible solución podría ser su quema in situ, aunque esto genera un serie de contaminantes aéreos perjudiciales como pueden ser las dioxinas”.

La también profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural de la UPV ha explicado que con la utilización de bioplásticos acolchados obtenidos a partir de materiales de origen natural, y que además sean biodegradables, muchos de estos inconvenientes se podrían evitar.

“Estos bioplásticos podrían dejarse sobre el suelo sin riesgo de contaminar el medio ambiente y evitando así los costes adicionales de su retirada”, ha argumentado.

Según González, “en la actualidad el número de bioplásticos agrícolas de origen natural y biodegradables en el mercado es muy limitado y sus precios son de 2 a 3 veces superiores a los de los plásticos convencionales”.

“Por ello, existe la necesidad de buscar alternativas sostenibles, tanto desde el punto de vista medioambiental como económico”, ha destacado la investigadora.

Igualmente, ha añadido que la incorporación de componentes activos como antimicrobianos, antifúngicos o fertilizantes, tendrían un valor añadido que podría compensar su mayor precio.

(Foto principal: Archivo)

1 Comentario

  1. El uso de plasticos hidrosolubles aditivados puede considerarse una alternativa de uso al acolchado tradiconal. El PVA es inócuo y totalmente atóxico e incluso por medio de la nanotecnología puden incorporarse aditivos al mismo. Al ser hidrosoluble este puede integrarse totalmente al suelo. El objetivo es poder controlar esta solubilidad en medio ambiente normal. Mas o menos el PVA biodegrada un 40% en 30 dias. Existe una pagina web de Infhidro http://www.plasticohidrosoluble.com donde hay información al respecto. Además esta compañía está relacionada con el laboratorio Italiano LMPE – Laboratori Materiale Polimerico Ecocompatibili que se dedica al desarrollo de bioplásticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here