La Guardia Civil de Segovia investiga a cuatro personas por delitos relacionados con los estándares de calidad de la Indicación Geográfica Protegida IGP de Lechazo de Castilla y León en 11.000 cabezas de ganado, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en un comunicado.

En la operación, la Guardia Civil ha recibido el apoyo técnico de la Junta de Castilla y León y del Consejo Regulador de la IGP de Lechazo de Castilla y León y a los presuntos autores se les ha investigado por delitos contra la propiedad industrial y la falsificación.

Se investiga un presunto delito de falsificación de documento por parte de dos etiquetadores por falsedad a la IGP

La operación ha tenido tres fases, una eminentemente técnica, para obtener pleno conocimiento de cómo funciona la IGP y dos fases operativas, con la detección de irregularidades en la no selección de los corderos y con la investigación de diversos operadores.

En la primera fase se detectó un presunto delito de falsificación de documento por parte de dos etiquetadores que, al parecer, no efectuaban la selección de los corderos y mentían a la IGP en relación a los registros documentales a través de los que se lleva el control y trazabilidad de los corderos seleccionados.

Además, repartían las etiquetas y vitolas a operadores comerciales sin controlar los estándares de calidad de la IGP de Lechazo de Castilla y León, llegando a disponer uno de estos seleccionadores de hasta 3.500 vitolas de más que habría distribuido a su criterio y fuera del control del consejo regulador.

El anterior director técnico de la IGP, ha declarado como presunto autor de un supuesto delito de falsificación de documento

Los agentes han intervenido esta fase 482 etiquetas y 712 vitolas a operadores que no debían poseerlas.

En la segunda fase, detectaron irregularidades en un operador que mezcló hasta 7.500 corderos al año amparados por la IGP de Lechazo de Castilla y León y no amparados por la misma.

Por último se detectaron irregularidades en el registro informático de la IGP a lo largo de los años 2013 y 2014, motivo por el que se procedió a recibir declaración al anterior director técnico de la IGP, como autor de un supuesto delito de falsificación de documento.

La Identidad Geográfica Protegida IGP de Cordero de Castilla y León es una marca de calidad que en su pliego de condiciones, entre otros aspectos, salvaguarda la calidad del cordero en relación a pesos y cantidad de grasas, así como que las reses pertenezcan a las razas churra, castellana y ojalada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here