Las plataformas ‘No a la mina en la Sierra de Ávila’, ‘No a la Mina en la Sierra de Yemas’ y ‘No a la mina en el Valle del Corneja’ consideran que la nueva Estrategia de Recursos Minerales para el periodo 2017-2020, aprobada por la Junta de Castilla y León, “con nocturnidad y alevosía, en plena época estival, constituye un verdadero despropósito para Ávila, por tener como único fin el fomento y promoción de la minería. Con el agravante de que para ello utiliza recursos públicos que podrían dedicarse a servicios sociales que mejoren la calidad de vida de nuestros pueblos. Sin embargo, queremos destacar que puede ser apropiada para otras provincias, atendiendo a la diversidad de cada territorio y sus necesidades particulares como Palencia, Burgos o León, esta última aquejada por una fuerte reconversión minera”.

Las plataformas critican que en la misma no se han tenido en cuenta sus propuestas, a las que la Junta ni siquiera ha dado respuesta, “denotando una administración para la que priman los intereses de empresas y promotores mineros frente a los intereses generales”.

Imposibilidad de fijar población en el entorno rural y desempleo

En sus críticas hinciden en que el único fin de esta estrategia es considerar susceptible de explotación cualquier mineral que se encuentre sobre el territorio, “independientemente de su impacto ambiental, lo cual supone una amenaza para los entornos rurales y naturales de la provincia y de la población que en ellos se asienta, despreciando las actividades económicas arraigadas en los municipios”.

Asimismo, destacan que aunque en esta Estrategia de Recursos Minerales se habla sobre sostenibilidad, “se confunde el concepto de sostenibilidad con el de viabilidad presente y futura de la minería. El concepto de sostenibilidad incluye, además del respeto al entorno medio ambiental, la viabilidad del resto de actividades en el presente y en el futuro. Una actividad no debe eliminar al resto de las existentes, algo que en el entorno rural supone la base de la fijación de la población”, destacan las plataformas en una nota de prensa.

También rechazan las declaraciones de la Consejera de Economía, Pilar del Olmo, en las que resalta que la minería es un nicho de empleo y fija población en el medio rural. “Podemos demostrar con estudios cómo pueblos, o entornos rurales afectados por la minería, desde hace años, han visto su población decrecer, algo que contradice sus palabras”.

Y como ejemplo sobre el empleo recuerdan que de 483 explotaciones mineras activas en Castilla y León, en las que trabajan más de 4.000 personas, solo supone una media de 8,2 trabajadores por explotación minera. “¿Se ha preguntado la consejera cuántos empleos realmente sostenibles se destruyen?”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here