Oviaragón, Anecoop y Fruits de Ponent, premios de Cooperativas a la RSC

0
14

   Esta cooperativa de segundo grado, creada en 1975, representa a más de 90.000 agricultores y es el primer exportador y segundo comercializador de cítricos del mundo, además de liderar el mercado de sandía y caqui a nivel europeo

    En el apartado medioambiental, se ha distinguido a la leridana Fruits de Ponent, por su apoyo a proyectos de I+D+i destinados a reducir el uso de fitosanitarios y promover su aplicación más eficiente.

    Además, según ha destacado el jurado del premio, todos los socios de la entidad utilizan sistemas alternativos a los pesticidas en el control de plagas, como la confusión sexual y la captura masiva de mosca mediterránea de la fruta.

    La entidad cuenta, actualmente, con más de 220 socios y más de 2.500 hectáreas de plantaciones en Cataluña y Aragón.

    Por último, Oviaragón-Grupo Pastores ha sido premiada en el capítulo social, por su contribución a evitar la despoblación del medio rural aragonés y a la conservación del patrimonio natural gracias al pastoreo, así como su apoyo a la incorporación de jóvenes a la actividad ganadera.

    Actualmente, es la cooperativa de primer grado de ovino más grande de España, con mil socios que comercializan la totalidad de su producción a través de la entidad y otro millar de ganaderos a los que se les prestan servicios, que llegan a dos tercios del ovino aragonés.

Diversos accésit


    Además, en esta edición el jurado de los premios ha concedido sendos accésit en las categorías ambiental y social.

    El primero ha correspondido a la cooperativa hortofrutícola almeriense Casur, por su esfuerzo para reducir el impacto ambiental de su actividad en ámbitos como el reciclaje, la reducción de emisiones, el ahorro de energía o el uso eficiente del agua.

    En la actualidad, Casur agrupa a 148 socios, emplea a más de 340 personas y cuenta con 225 hectáreas de cultivo.

    El segundo accésit ha sido para Agrícola Castellana, por su compromiso con la identidad cultural de su ámbito de actuación, al haber sido la única bodega de la Denominación de Origen de Rueda que apostó por recuperar la variedad local de uva verdejo, a la que salvó de su desaparición en la década de los 60.

    La entidad incluye más de 300 socios en Valladolid y Segovia, donde cuenta con 2.100 hectáreas de viñedo.