Pago Los Balancines se desmarca y muestra su "satisfacción" por la campaña de vinos de Lidl

0
54

      En el caso de Pago Los Balancines (Oliva de Mérida, Badajoz), la cadena de supermercados tiene a la venta uno de los vinos de esta bodega, que es además el más caro de esta campaña de promoción y el que mayor puntuación de la Guía Peñín tiene, con 94 puntos, según ha precisado el propietario en declaraciones a Efeagro.

     "Nuestra política es hacer vinos excelentes a precios razonables y tenemos una vocación muy marcada para conseguir vinos que lleguen al máximo número de potenciales compradores", ha declarado Mercado, tras valorar los efectos positivos que la acción promocional en estos supermercados tendrá en la imagen y visibilidad de la bodega.

Ha logrado posicionarse en puntos de venta donde habitualmente no estaba


     Según detalla, Lidl tiene 530 puntos de venta en España, lo que ha permitido que la marca de esta bodega extremeña se posicione en lugares de venta donde habitualmente no estaba. Y confía en que será un aliciente para que nuevos consumidores, que antes no encontraban puntos de venta, puedan adquirirlo.

     De hecho, afirma que la bodega ya ha notado los efectos positivos de la campaña promocional de la cadena de origen alemán, a través de llamadas telefónicas, correos y, especialmente, redes sociales.

     Mercado ha afirmado que esperan un repunte de las ventas gracias a la acción promocional de Lidl y, la mayor visibilidad de este vino, permitirá que nuevos consumidores que lo hayan conocido a través del supermercado sigan adquiriéndolo después.

     Sobre la polémica generada después de que Marqués de Cáceres y Protos hayan asegurado que Lidl vende "a pérdidas" o por debajo de costes de adquisición para sostener la campaña de bajos precios, el propietario de Pago de Los Balancines replica que, en su caso al menos, no es así.

     "Ellos han comprado al mismo precio que el resto de nuestros clientes. No ha habido trato de favor a Lidl", ha añadido.

     Ha recordado que la legislación impide acordar el precio de venta al público (PVP) entre el productor y el distribuidor y, en este punto, "nuestro cliente (Lidl) ha decidido el precio al que vende el vino y nosotros lo respetamos".