Pescanova prepara una demanda contra sus auditores tras aprobarlo el consejo

0
14

     Fuentes del sector han apuntado que el nuevo auditor será elegido entre grandes firmas, posiblemente Deloitte o PWC; no podrá ser KPMG -que asesora a los cerca de 40 bancos acreedores de la compañía- ni Ernst & Young, que podría tener incompatibilidades, ya que aún audita a algunas de sus filiales (fue su auditora hasta 2001).

     En la misma sesión, el consejo acordó solicitar voluntariamente la declaración de concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) -hacía un mes que estaba en preconcurso-, ya que no veía posibilidad de alcanzar a corto plazo un acuerdo con los acreedores de la sociedad.

     Pescanova anunció a la CNMV que había un desfase entre el pasivo que le reclamaban las entidades financieras y el que tenía contabilizado, pero no precisó la cuantía.

     La deuda total del grupo Pescanova asciende a 2.500 millones de euros, según los datos del Centro de Información de Riesgos del Banco de España, y de estos 1.600 millones corresponden a la matriz.

     La compañía ha precisado que estaba en negociaciones para la venta de su negocio de salmón en Chile, pero de momento no ha comunicado que la operación se haya cerrado.

CCOO pide que se clarifique su situación


  
El sindicato CCOO ha pedido a Pescanova un plan de viabilidad que incluya el apartado económico-financiero, así como un plan social e industrial que garantice los puestos de trabajo, como paso previo a poder sanear su situación.

     Así lo ha indicado el sindicato en un comunicado en el que ha detallado que, ante la solicitud de concurso voluntario de acreedores de Pescanova, exige que clarifique su situación económica real de forma urgente y transparente.

     Ha solicitado un plan social e industrial, con participación sindical, que garantice los miles de puestos de trabajo de esta empresa. Ha expresado su oposición a la posible venta de activos, pues a su juicio eso debilitaría aún más las posibilidades de futuro de la compañía.

     "Es imprescindible mantener en estos momentos un cauce de diálogo abierto y transparente con participación sindical, entre las distintas administraciones (Comunidades Autónomas y Gobierno Central), con el objetivo de mantener el empleo", han añadido.

     El sindicato ha pedido a la empresa transparencia, que a su juicio "a día de hoy no ha existido hacia los representantes de los trabajadores, ya que entendemos que puede ser una empresa viable y debemos apostar por su futuro".

     Ha afirmado que reunirá a sus representantes sindicales para hacer un seguimiento de la situación de forma continuada y se personará ante los administradores concursales para defender los derechos de los trabajadores.

    En su opinión, no sólo debe preservarse a los accionistas, sino a los trabajadores de Pescanova que cuentan en Galicia con entre 1.400 y 1.500 empleados, una cifra que, a nivel mundial, se eleva hasta los más de 10.000 trabajadores.