Piden 4.300 euros de multa y 5 años inhabilitación para tres coraleros furtivos

0
9

EFE.- Los tres coraleros furtivos, Pere S., Rafael G. y Alberto A., juzgados en el penal 2 de Girona, debían haber sido juzgados el 7 de noviembre pasado, pero un informe técnico presentado en las cuestiones previas al juicio hizo que la juez decidiera suspenderlo.

La fiscal ha pedido para los tres furtivos reincidentes una multa de 12 meses a 12 euros por día, y la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a pescar durante 5 años.

Los tres acusados han mantenido que el día de los hechos fueron a buscar gusanos de mar y que el coral que había en dos sacos en la embarcación había sido extraído dos años antes, justo cuando sí disponían de licencia para su extracción.

La versión de los acusados ha sido desmontada por los nueve Agentes Rurales que pillaron a los furtivos, que han asegurado que en el momento de incautar el coral estaba totalmente vivo, ya que todavía le salían los pólipos de forma visible.

Los hechos juzgados se remontan a las 06.20 horas del 1 de septiembre de 2009, cuando los tres furtivos fueron pillados con 13 kilos de coral rojo extraído de un vedado de pesca y además sin autorización.

Tras establecer un dispositivo de seguimiento e intervención contra el furtivismo de coral, cuatro unidades del cuerpo de Agentes Rurales pudieron interceptar a tres personas que habían extraído los casi 13 kilos de coral rojo.

Fueron sorprendidos en Sa Riera, una playa de Begur, dos de ellos, los que se sumergieron a picar el coral, vecinos de Palafrugell y conocidos reincidentes con causas pendientes con la administración en los últimos años por el mismo tema, y el tercero, Alberto A., actuó de barquero y vigilante.

Los furtivos picaron el coral a pesar de que ninguno de ellos poseía esa temporada la licencia que concede la Generalitat para extraer coral en aguas interiores de Cataluña y además lo hicieron en una zona de la costa, entre L’Escala y Torroella de Montgrí, cerca del paraje conocido como la Foradada, en el que por ley está prohibido pescar siempre.

La normativa califica como zona prohibida para la pesca del coral toda la zona comprendida entre Roses y L’Estartit ya que todavía no se ha observado una recuperación de este organismo que permita retomar la excavación en esta zona.

Además de las infracciones administrativas, los Agentes también inmovilizaron la embarcación neumática utilizada, ya que no disponía de identificación ni documentación, y quedó depositada en la capitanía marítima de Palamós.

Con esta, fueron cuatro las operaciones que los Agentes Rurales llevaron a cabo en aguas del término municipal de Begur contra el furtivismo de pesca marítima el verano del 2009.

Se da la circunstancia que desde el 2009 hasta día de hoy los coraleros furtivos que hoy se han sentado de nuevo en el banquillo de los acusados han sido denunciados en varias ocasiones por los agentes y por la Guardia Civil, pero a pesar de ello, la dirección general de Pesca sigue concediendo licencias a algunos de ellos.