Piden a hijo de Ruiz Mateos 1,3 millones por un delito contra la propiedad industrial

0
24

   El titular del Juzgado de lo Penal de Palencia señalará nueva fecha para la celebración de la vista oral después de que ayer miércoles la suspendiera al considerar que la administración concursal que gestiona actualmente Trapa debe presentarse en la causa con abogado por cuanto la responsabilidad civil podría recaer subsidiariamente en la sociedad chocolatera.

    El Ministerio Fiscal ha solicitado provisionalmente para Álvaro Ruiz Mateos, el único procesado en esta causa, 15 meses de prisión y 6.480 euros de multa como presunto responsable de un delito contra la propiedad industrial por elaborar y vender productos chocolateros en la factoría de Trapa de las marcas Viso y La Perfección sin autorización de sus legítimos titulares antes de que la sociedad palentina entrara en concurso de acreedores.

    El fiscal sostiene que en las instalaciones fabriles de Dueñas, al menos desde marzo de 2008 a octubre de 2010, presuntamente "se vinieron elaborando diversos productos, entre ellos tabletas de chocolate amparadas en las marcas Viso y La Perfección".

    El fiscal recuerda que desde el 1 de marzo de 2008 tales marcas "no le correspondían, careciendo por ello de autorización de sus legítimos titulares".

    El Ministerio Público reitera que la manufacturación y posterior venta de los referidos productos fue supuestamente "ordenada y supervisada" por la entonces dirección del grupo de empresa que era ejercida por el acusado.

    Para el fiscal consta que, en tales circunstancias, supuestamente se vendieron productos de las marcas Viso y La Perfección a supermercados Aldi, Spar, El Corte Inglés, Cash, Froiz, Gadisa y Vego.

    Asimismo, el 27 de octubre de 2010 como consecuencia de la entrada y registro practicada o las instalaciones fabriles se intervino un total de 67 cajas que contenían tabletas de Viso y La Perfección.

    Luciano Villar González, del sindicato gallego CIG, citado en esta causa como testigo, ha asegurado en declaraciones a Efe que el conflicto se remonta a 1999 cuando la familia Ruiz Mateos, a través de terceras personas o sociedades, se hizo con La Perfección y Viso, con sede en Vigo y que daban trabajo a 35 operarios en un momento de enormes dificultades económicas y laborales.

    Los trabajadores, tras seguir los pasos de Nueva Rumasa, conocieron que la familia Ruiz Mateos estaba elaborando los chocolates La Perfección y Viso en Palencia, después de que el Tribunal Supremo hubiera reconocido como propietarios a los ex trabajadores de la planta que elaboraba estas marcas en Vigo.