La Unión de Campesinos de Castilla y León ha solicitado por escrito al Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero que extreme el control de entrada en las bodegas de materia prima y vino durante la próxima campaña de vendimia. El coordinador estatal del sindicato agrario, José Manuel de las Heras, aseguró, en manifestaciones realizadas a Efe, que “existen muchas fórmulas para hacer trampas que hay que controlar en estos años tan difíciles”.

También matizó que no desconfía de que el Consejo Regulador haya realizado una vigilancia adecuada en años anteriores, considera que en un año como éste “hay que extremar el control”.

El escrito lo ha redactado UCCL y enviado al órgano regulador de la DO Ribera del Duero después de recibir algunas informaciones sobre una posible intención de contratar menos vendedores este año.

Se espera un 60% menos de cosecha, lo que puede suponer la recogida de un total de 40 millones de kilos en toda la DO

“Cada vez estamos viendo que hay menos interés en hacer un estricto control en las bodegas y eso es malo. Nosotros estamos interesados en mantener a esos técnicos”, manifestó De las Heras.

“A mí me gusta que el Consejo Regulador financie el Sonorama, pero que también controle la elaboración de las vendimias con el dinero que pagamos entre todos”, señaló.

Y especialmente este año en el que se espera, según los cálculos de UCCL, un 60% menos de cosecha, lo que puede suponer la recogida de un total de 40 millones de kilos en toda la DO Ribera del Duero, frente a los 100 millones que se cosecharían en un año normal.

Aunque falta aproximadamente un mes para el inicio de la vendimia en la Ribera del Duero y las condiciones meteorológicas pueden influir en la cantidad final, UCCL cree que la variación “será mínima”.

Respecto a las informaciones que ya se están difundiendo sobre precios de uva en torno a los 2 o 3 euros por kilo, José Manuel de las Heras hizo un llamamiento a la prudencia.

“Ese debate se va a abrir dentro de 15 o 20 días, cuando se aproxime la vendimia; ahora sólo se oyen cifras muy diferentes y especulativas, pero no hemos visto todavía ningún contrato”, dijo.

En su opinión, es lógico que el precio suba algo este año, pero cree que se mantendrá un aumento coherente, ya que muchos viticultores y bodegueros mantienen relaciones contractuales desde hace años y en estos casos “lo que prima es la fidelidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here