Teniendo en cuenta las precipitaciones registradas en la Comunidad Autónoma de Castilla y León en los últimos días, así como la previsión de lluvias también para los próximos, COAG-Castilla y León ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero que evalúe el estado de las reservas hídricas y la posibilidad de que los agricultores puedan dar algún riego más, especialmente en aquellas zonas en las que los cultivos se encuentran en una situación más comprometida.

Cabe recordar que cultivos de regadío como la patata, el maíz o la remolacha entre otros, que son clave para la rentabilidad de las explotaciones familiares, hace incluso semanas en algunas zonas que no reciben agua de riego al haberse prohibido este por parte de Confederación Hidrográfica ante la escasez de recursos.

Algún riego más vendría a aliviar la situación de las producciones que aún permanecen en el campo sin recolectar

Desde la organización se reconoce que, si bien algunos cultivos ya acabaron sus ciclos de desarrollo o han sido recolectados prematuramente, la posibilidad de poder ofrecer algún riego más vendría a aliviar la situación en los últimos compases de campaña de las producciones que aún permanecen en el campo sin recolectar.

En este sentido, desde COAG Castilla y León se pone de manifiesto que la Confederación Hidrográfica del Duero “debe tener bien presente que las pérdidas por inclemencias climatológicas en la Cuenca a lo largo de la campaña 2016/2017 superarán los 1.300 millones de euros, y sopesar lo que supondría el poder aumentar los aportes de agua en esta etapa final del desarrollo de algunos cultivos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here