Piden que el Plan Hidrológico valore el papel del regadío en generar empleo y riqueza

0
1

   De las Heras recuerda que aunque es cierto  que los Planes de Cuenca deberían haber estado culminados por el Gobierno anterior en el 2009, se hace necesario un importante impulso en esta nueva etapa, tanto por el retraso existente en la planificación como porque los problemas y las expectativas de solución son grandes en el sector.

    Por eso recuera que el ministro Miguel Arias Cañete, se comprometió a dar un importante impulso a la planificación hidrológica y a dejar para finales del año en curso, la planificación de todas las cuencas competencia del Estado presentada (estas cuencas o demarcaciones hidrográficas son las que se circunscriben a más de una comunidad autónoma).

    En este sentido, la Unión de Uniones recuerda  tras el reciente informe favorable del Consejo Nacional del Agua al Plan del Duero, la previsible aprobación del Plan del Ebro para este verano ("una de las más complejas")  y la apertura de consultas en el Plan de Cuenca del Tajo," hacen necesario tener muy en cuenta en estos momentos los intereses agroalimentarios presentes y de futuro. Además del derecho al uso del agua “para beber” de los ciudadanos,  existen otros usos que aun siendo legítimos, no tienen porque priorizarse frente a los usos agrarios, como son los usos industriales, los  de generación de energía o los de ocio (campos de golf, parques acuáticos etc)".

Demandas del sector agrario

    De las Heras considera que el  Estado debe contar más con los agricultores y ganaderos en temas de gestión hídrica y ha demandado el cumplimiento de varios ejes  fundamentales en la planificación hidrológica, a juicio de su organización. En este entido ha presentado un plan en el que ser ecoje que "exista una planificación bien definida, que se cumpla en el tiempo y que permita a los agricultores y ganaderos contar con un horizonte claro para sus inversiones y planificación de cultivos".

    Asimismo piden que "se tenga en cuenta en todo momento de la planificación  la importancia económica social y medioambiental del regadío;  ya que es ahí donde se genera la mayor parte de la producción agraria, del empleo en el medio rural y de las exportaciones.Lo que debe tenerse en cuenta también a nivel presupuestario"., así como que "cuente con que la  organización Unión de Uniones va a apostar por un regadío responsable y sostenible,  para que este pueda mantenerse en el tiempo".

   Por eso, la Organización "demanda  a las administraciones un mayor esfuerzo en depuración de las aguas residuales, tanto de las industrias como de  las zonas urbanas, ya que el objetivo de tener ríos, pantanos y acuíferos  limpios con  aguas saludables contribuye, y mucho, a que en los regadíos se  produzcan  alimentos saludables para nosotros y  los animales que en muchos casos forman parte también de la cadena alimentaria".

    Por último, pero que tienen  relación con la  gestión hídrica y de conservación de la naturaleza, de las Heras ha dicho “se hace imprescindible incorporar de forma activa y permanente a los agricultores y ganaderos en el debate y en las acciones de conservación  de la naturaleza, tanto en general como en  la Red Natura 2000  en particular”,  ya que añadió “los agricultores y ganaderos somos los que realmente estamos en el medio rural y gestionamos una buena parte del mismo”.