Piden rechazar todas las recomendaciones agrarias de los expertos fiscales

0
8

    Sobre la eliminación de los módulos del IRPF para autónomos que facturan a empresas, que proponen los expertos –sistema al que se acogen el 90% de los profesionales del sector-, UPA cree que supondría una carga burocrática y de papeleo “muy difícil de gestionar por la gran mayoría de las explotaciones” y que no mejoraría la tributación por ser el agrario un sector perfectamente conocido, estudiado y controlado tanto por el Ministerio de Agricultura como por el Ministerio de Hacienda.

    Cuando el Gobierno “debería estar ultimando” un mecanismo para la devolución automática del céntimo sanitario vinculado a las solicitudes anteriores de la devolución del impuesto del gasóleo agrícola, “nos encontramos con que los expertos coquetean con la idea de incrementar el impuesto especial de hidrocarburos”.

Ni impuestos a los hidrocarburos o la electricidad ni más IVA

    Para UPA, la subida de la tributación indirecta vía impuesto especial de hidrocarburos o eléctrico sería “insoportable” para el sector. Con respecto al IVA, UPA opina que un incremento del IVA reducido o superreducido provocaría “una retracción aún mayor del consumo y finalmente una reducción del precio de nuestros productos en origen”.

    Respecto a la introducción de un nuevo gravamen al vino, UPA ha recordado que el consumo en España “está cayendo” y que otros países que compiten con nosotros no lo tienen, por lo que nos restaría competitividad tanto en el mercado interior como en el exterior.

    Los expertos también han propuesto la eliminación de las reducciones tributarias en la trasmisión de explotaciones. Para los agricultores, la introducción de estas reducciones supuso reconocer que las tierras no sólo tienen un valor patrimonial sino que también son un medio de producción, por lo que tributar por su transmisión supone gravar doblemente el mismo concepto.

     Por ello, según UPA, deben mantenerse las reducciones existentes que sólo se aplican en caso de que el adquirente justifique adecuadamente su profesionalidad en la agricultura.