Piden sanciones a Francia por el ataque a camiones españoles cargados de fruta

0
9

     Ante esta situación, FEPEX planteará que el problema se aborde en el Consejo de Ministros de Agricultura, que tendrá lugar la próxima semana, ya que se ha constatado, una vez más, la ineficacia de las medidas de gestión de crisis previstas en la Organización Común de Mercados.

    La tensión en Francia es consecuencia de la crisis de mercado que están viviendo, en esta campaña, las producciones de fruta de hueso y que afecta a todos los países productores: España, Italia, Grecia y Francia.

     El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, tiene previsto convocar el grupo de contacto de melocotón y nectarina hispano-franco-italiano el próximo jueves 10 de julio, del que forman parte representantes de los sectores de los tres países, así como de las administraciones.

    La exportación española de melocotón a Francia en 2013 ascendió a 52.000 toneladas, según datos de Eurostat, correspondiendo 10.206 toneladas al mes de julio, que son reexportados en un porcentaje significativo a otros mercados.

COAG pide la que la UE sancione al Gobierno francés

     Ante estos actos vandálicos, COAG exige a la UE que garantice la libre circulación de frutas y hortalizas españolas en territorio francés y reclama al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que pida a las autoridades europeas sanciones ejemplares al gobierno francés por su desidia ante los recurrentes ataques a nuestras producciones agrícolas.

     “Como viene sucediendo verano tras verano, los agricultores franceses vuelven a actuar injustamente boicoteando la exportación española hacia Europa. La crisis de precios que sufren también la estamos padeciendo los agricultores españoles. Se busca apartar a los productores españoles del mercado comunitario cuando las verdaderas responsables son las grandes cadenas de distribución, principalmente francesas,  que abusan de su posición de dominio en el mercado para imponer precios de ruina en el campo”, ha subrayado David Borda, responsable de fruta dulce de COAG, quién ha añadido que sería imprescindible que desde la UE se pusiera en marcha un nueva ley que sancionara las prácticas comerciales abusivas de la gran distribución y acabara con los desequilibrios de la cadena de valor agroalimentaria. Por otro lado, se han de reforzar los mecanismos de gestión de crisis de la PAC, para que se puedan poner en marcha con eficacia frente a situaciones de hundimientos de precios.

     COAG recuerda que Francia también exporta productos agrarios a nuestro país. De especial importancia y de graves consecuencias para los productores españoles son sus envíos de patata, leche o manzana. En este último caso, cabe señalar que las importaciones francesas en el primer trimestre de 2014 han aumentado un 60% haciendo caer bruscamente las cotizaciones de manzana en nuestros mercados en origen y dañando la rentabilidad de nuestras producciones.

ASAJA ve detrás de los ataques una discriminación al mercado español en la UE

     Por su parte, la organización profesional ASAJA Murcia ha denunciado los ataques de los agricultores franceses a los envíos españoles de melocotones, nectarinas y paraguayos, y exige que se garantice el derecho comunitario al libre tránsito y que se adopten medidas eficaces de gestión de crisis de mercado.

     El Secretario General de ASAJA Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, ha señalado que “no se pueden consentir estos ataques a fruta española,es imprescindible que a UE que garantice la libre circulación de frutas y hortalizas españolas en territorio francés y reclama al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que pida a las autoridades europeas sanciones ejemplares al gobierno francés por su desidia ante los continuos ataques a nuestras producciones agrícolas”.

    El responsable de ASAJA Murcia ha indicado también que “con estos ataques se está perjudicando gravemente a los productos hortofrutícolas españoles y además provocan una discriminación arbitraria y una restricción encubierta del comercio en el mercado de otros Estados miembros, y no se puede consentir ni  permitir”.

(Foto COAG)