El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ve “crucial” que todos los países de la Unión Europea (UE) trabajen de forma coordinada y con “absoluta transparencia” para controlar la Xylella fastidiosa.

Planas ha inaugurado este martes 12 en la sede de su Departamento unas jornadas sobre este asunto con una intervención en la que ha incidido en la necesidad de esa coordinación, “en línea con la realidad de un mercado y un espacio único sin fronteras” y de la “propia esencia solidaria” de la UE.

El ministro ha asegurado que España no está sola en su lucha contra esta enfermedad para controlar la Xylella, ya que hay un contacto “permanente” con la Comisión Europea y con otros países para analizar la situación y la “idoneidad” de las medidas a aplicar en cada momento.

Se trata, según ha apuntado, de intentar mejorar la estrategia europea frente a la Xylellapara aplicar medidas de erradicación “más realistas” y que, teniendo la misma eficacia, reduzcan el impacto económico y social de las actuales.

Recuerda que es “una de las bacterias fitopatógenas más dañinas” en el ámbito mundial, capaz de atacar a “más de 500 especies vegetales”

Es una enfermedad en la que “todavía hay que investigar” a la vez que “nos enfrentamos a ella”, y eso conlleva “tener que adaptar la lucha a los avances que se van conociendo”, ha recordado.

Tras subrayar el apoyo que está dando el Ministerio a la investigación, Planas ha puesto el acento en el “mucho” trabajo desarrollado, aunque “todavía queda un camino por recorrer en la lucha y la erradicación” y poder controlar la Xylella.

A su juicio, para ello un “paso obligado” es la coordinación de los trabajos entre los organismo científicos y las administraciones.

El ministro ha señalado que la Xylella fastidiosa es “una de las bacterias fitopatógenas más dañinas” en el ámbito mundial, capaz de atacar a “más de 500 especies vegetales”, por lo que es “una de las mayores amenazas” para cultivos “tan importantes” en España como los cítricos, los almendros y el olivar.

En este sentido, ha recordado el plan nacional de contingencia y de vigilancia que ha permitido detectar cuatro focos en el país desde 2016 (Baleares, Alicante, Madrid y Almería).

Se trata de un programa para controlar la xylella que recoge medidas de contención o erradicación en zonas afectadas para evitar su dispersión.

El Ministerio, de acuerdo a los datos de Planas, está contribuyendo económicamente con las comunidades autónomas en la lucha contra esta bacteria: ha destinado 4,5 millones de euros en 2017 y 2018 a tal fin, además de otras acciones como reforzar los controles en las fronteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here