El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha propuesto este lunes 25 utilizar fondos del segundo pilar de la PAC, en el que se engloban las partidas para desarrollo rural, a implementar medidas de control y prevención de los ataques del lobo.

Planas ha propuesto “seguir el modelo francés” y usar fondos del segundo pilar de la PAC en esta materia, según ha planteado a preguntas de los periodistas tras intervenir en el Foro Nacional de Despoblación celebrado en Puebla de Sanabria (Zamora).

El ministro ha recordado que existe un tratamiento distinto del lobo al norte y al sur del río Duero y ha sostenido que no hay nadie que esté en contra de que se preserve la biodiversidad del lobo y otras especies pero “evidentemente tenemos que evitar y limitar los efectos dañinos” en la ganadería.

Reconoce que los ganaderos “tienen razón” cuando plantean que su actividad “debe ser protegida” ante los lobos

Para ello, además de los seguros agrarios que ya existen, ha planteado seguir ese modelo francés de utilizar fondos del segundo pilar de la PAC y utilizar parte de la financiación comunitaria en actuaciones de prevención y control como los vallados o la utilización de perros para protegerse de los ataques.

Ha admitido este lunes que los ganaderos “tienen razón” cuando plantean que su actividad “debe ser protegida” frente a la amenaza que suponen los ataques del lobo.

Aún así, ha agregado que hay medios para hacer compatible esa protección de la ganadería extensiva con la defensa de la biodiversidad.

Sobre las reticencias que generan en algunos municipios la instalación de nuevas granjas de porcino, Planas ha indicado que es uno de los sectores más importantes agroganaderos en cuanto a la generación de riqueza y empleo.

Ha subrayado además que España es el único país de la UE que tiene limitado el número de cabezas y además estas explotaciones deben cumplir una normativa urbanística y en materia sanitaria.

También ha recordado que la media de animales por explotación en España es inferior a la de Francia, por lo que aunque “hay que respetar todas las normas también hace falta economía de escala”.

Sobre el caso de mal de las vacas locas aparecido en una ganadería zamorana, el ministro ha indicado que ese caso aislado y atípico, al no estar provocado por la alimentación animal, no pone en peligro el estatus sanitario de España ni existe riesgo de transmisión de la enfermedad a humanos.

Se trata de un caso “perfectamente controlado” aparecido en una vaca frisona del año 2013 que nunca había salido de la explotación en la que murió y que fue detectado gracias a que el plan de controles “ha funcionado de forma eficaz”, ha apostillado el ministro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here