La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, en una reunión mantenida con el Director de General de Producciones Agrarias, Fernando Miranda, y el grupo sectorial del vino de la organización, ha insistido en la necesidad de revisar los criterios de admisibilidad de solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo, teniendo en cuenta que el régimen deberá estar vigente, en principio, hasta el 2030.

Unión de Uniones, quien ya hiciera hincapié en este tema en noviembre, ha insistido en la conveniencia de establecer un límite por solicitante y año de 5 hectáreas en el reparto de nuevas autorizaciones de plantación así como en la redefinición de los criterios de prioridad, atendiendo a la demanda de los jóvenes viticultores y agricultores profesionales. Estas medidas deberían ser negociadas en el ámbito comunitario en el marco del llamado Reglamento Omnibús, actualmente en discusión en Bruselas, que afectaría al reglamento base de la PAC en el que se enmarca la Organización Común del Mercado del Vino.

La organización sigue considerando preciso regionalizar el reparto de nuevas plantaciones de viñedo y alcanzar hasta el máximo del 1% sobre la superficie estatal que permite la reglamentación comunitaria, con el fin de no perder potencial productivo. Por otro lado se ha interesado por las razones que podrían llevar al Ministerio a no admitir los topes de nuevas plantaciones propuestos por las denominaciones de origen Navarra, Cariñena y Cava.

La Unión de Uniones solicita una actualización de los módulos de costes subvencionables

Asimismo, Unión de Uniones ha expuesto sus planteamientos sobre la medida de reestructuración y reconversión de viñedo, solicitando una actualización de los módulos de costes subvencionables y ha reclamado una cierta armonización del programa que evita la inclusión de criterios discriminatorios en el acceso a las subvenciones de esta medida.

De igual forma, en el capítulo de la eliminación o aprovechamiento de subproductos, la organización ha subrayado la necesidad de que primen los aspectos medioambientales y ha pedido al Ministerio de que, cara a la futura revisión de la organización del mercado del vino, se abra el debate sobre las ayudas a los destiladores por la destilación de subproductos se puedan transformar en un régimen de ayudas al productor.

Por último, la organización ha trasladado su indignación ante los nuevos ataques a camiones españoles en Francia y ha reclamado, nuevamente, que se ponga en marcha mecanismos sancionadores tanto a los autores de los hechos como a las autoridades del Estado miembro que no adoptan medidas para erradicar estas prácticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here