Preocupa la aportación de las CCAA al desarrollo rural tras el recorte del Gobierno

0
8

    La decisión adoptada en la Conferencia Sectorial el pasado 21 de enero, según la cual el Ministerio reduciría al 30% su participación financiera de los Planes de Desarrollo Rural autonómicos, compromete a Castilla-La Mancha,según la organización agraria, "si no quiere reducir las partidas futuras dedicadas a estas medidas, a realizar un esfuerzo  adicional en una situación económica y presupuestaria poco favorable para ello".

   El cuadro financiero del Plan de Desarrollo Rural 2007/2013 contempló una inversión pública total de 1.683 millones de euros, de los cuales 1.143 procederían del FEADER comunitario, 307 de la Administración General del Estado y 233 de la propia Comunidad Autónoma.

   Para el Plan de Desarrollo Rural 2014/2020 la Conferencia Sectorial aprobó una asignación a Castilla-La Mancha de 1.147 millones de euros de recursos FEADER, pero con una disminución sustancial de la cofinanciación del Ministerio, que podría quedar reducida a unos 112 millones de euros. "Ello representaría que las medidas de desarrollo rural de la región contarían con unos 1.260 millones de euros de recursos ajenos a la propia Comunidad Autónoma: unos 190 millones de euros menos que en 2007/2013", según La Unión.

Un esfuerzo económico muy fuerte para Castilla-La Mancha

   Para no perder los fondos comunitarios y nacionales del futuro PDR 2014/2020 y mantener, además, una inversión pública en desarrollo rural similar a la del período precedente,  la Consejería de Agricultura tendría que aportar en el entorno de los 423 millones de euros en el conjunto de los 7 años, lo que supondría prácticamente duplicar la aportación financiera regional respecto del PDR 2007/2013.

    Por eso, la Unión de Uniones muestra su preocupación sobre el hecho de que "no se den condiciones favorables para este sobreesfuerzo de la Junta. Hay que tener en cuenta que, con motivo de los ajustes económicos marcados por la crisis y la corrección del déficit, la parte de recursos propios de la Consejería en los presupuestos de Agricultura se ha reducido en los tres últimos ejercicios en más de un 11% hasta suponer apenas unos 220 millones de euros previstos para la anualidad 2014".

   En este contexto, de no aprobarse en los próximos ejercicios incrementos sustanciales de los recursos propios de la Consejería de Agricultura en sus presupuestos, la organización cree que "se resentiría la aplicación de determinadas medidas como las inicialmente mencionadas o, de considerarse prioritaria la mayor concentración de aportación regional en PDR con objeto de no perder fondos nacionales y comunitarios, afectar negativamente a otros capítulos como seguros, sanidad animal y vegetal, investigación u ordenación de producciones, que quedarían presupuestariamente mermados".

    Por último recuerda que recientemente ha trascendido que algunas Comunidades Autónomas, entre las que no está Castilla-La Mancha, han puesto de manifiesto sus reticencias sobre el acuerdo de Conferencia Sectorial que les obligaría, para cubrir el recorte Ministerial, a unos mayores desembolsos que no están en disposición de hacer.  La Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, que ha hecho llegar por escrito a la Consejera María Luisa Soriano sus preocupaciones respecto a las dotaciones futuras al Plan de Desarrollo Rural, confía "en poder mantener próximamente un encuentro con la titular de Agricultura y conocer de primera mano los trabajos de redacción del PDR 2014/2020 y cómo se tiene previsto hacer frente en los próximos ejercicios a esta mayor responsabilidad financiera regional que se desprende de lo acordado en la Conferencia Sectorial de Reforma de la PAC".