La Alianza UPA-COAG ha reclamado a la Junta de Castilla y León que ante el incremento de residentes en los pueblos en este mes de agosto, donde la población se duplica o triplica en muchos casos, no puede prestarse un deficitario servicio público sanitario.

Con médicos de baja, vacaciones, exenciones de guardia y otras circunstancias laborales de los profesionales del sector, el Gobierno regional no puede mirar a otro lado y tener desatendida a la población rural de Castilla y León.

La población de los pueblos pequeños y medianos pagan sus impuestos y se merecen la misma sanidad que las ciudades

La organización agraria denuncia que las políticas que se están llevando a cabo en materia sanitaria desde el Gobierno regional dejan mucho que desear, desprotegiendo a los ciudadanos, limitando las plantillas de profesionales médicos, cerrando plantas y camas, con menos profesionales y menos visitas a los pequeños municipios, con listas de esperas más grandes tanto de atención médica como de operaciones, y con decisiones discriminatorias con el medio rural y con las zonas de montaña.

La Alianza UPA-COAG recuerda al Gobierno regional que la población que vive en los pueblos pequeños y medianos pagan sus impuestos y se merecen la misma sanidad que los que viven en las ciudades.

Bajo su punto de vista, “en un tema de tanto calado social como es el de la sanidad pública y asistencial en ningún caso deben utilizarse argumentos meramente economicistas que condenen la calidad de vida en los pueblos. Consideramos que el presupuesto público destinado a temas sanitarios y asistenciales debe tener en cuenta no sólo los aspectos económicos, sino también los sociales y de equilibrio territorial”.

En este sentido, recordamos que la estructura poblacional de Castilla y León, con un envejecimiento creciente en todo su territorio, “debe ser atendida para que cumpla con el principio de igualdad como derecho constitucional, y todo lo que sea recortar el gasto social, mediante la reducción de las prestaciones supone poner en riesgo el Estado del Bienestar”, destaca La Alianza.

Por eso, la organización agraria hace un llamamiento a la responsabilidad de la Junta de Castilla y León para que tenga en cuenta la situación en un mes como el actual, donde existe el riesgo de que los ciudadanos de los pueblos sufran un caos absoluto si políticamente no se aportan soluciones y se ponen medios humanos.

La Alianza UPA-COAG considera que una persona que vive en un pueblo no puede estar relegada a una peor sanidad y a una peor atención por las políticas de desmantelamiento de la  sanidad pública, con cada vez menos inversiones y por lo tanto con más carencias y descenso en la calidad asistencial.

1 Comentario

  1. Del mundo rural solo se acuerdan para que paguemos impuestos y cuando hay eleciones. Son todos los politicos iguales, derecha e izquierda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here