La asociación de fabricantes de marcas líderes de gran consumo Promarca ha acusado en el Congreso de los Diputados al sector de la distribución de competencia desleal a través de la marca blanca.

Así lo ha asegurado el presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, durante su intervención en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en la que ha denunciado que el margen de beneficio que colocan las cadenas de supermercados a los productos de “marca del fabricante” es sensiblemente superior al de sus propias enseñas.

“El problema es que se le concede un excesivo espacio a la marca blanca -en el lineal de los supermercados- y que ésta se vende sin margen, mientras que los productos de marca de fabricante se venden con mucho margen, por lo que el diferencial de precios es artificial”, ha criticado Larracoechea.

Acusan a la distribución de jugar con más márgenes e incluso de “copiar” los productos que van a sacar al mercado

En su opinión, el sector de la distribución no siempre hace un hueco a los productos innovadores que lanzan las marcas de fabricante de gran consumo -categoría que agrupa las categorías de alimentación, hogar y cuidado personal- y, en ocasiones, incluso “los copian”.

Según estudios que maneja la asociación que preside, nueve de cada diez productos innovadores en gran consumo son de marca de fabricante.

En este sentido, ha insistido en la importancia económica que tiene la innovación para el mercado con el fin de hacer crecer las diferentes categorías, como ha ocurrido con el segmento de los yogures o el café, entre otros casos.

Ha explicado que, normalmente, los fabricantes avisan al distribuidor del lanzamiento de un nuevo artículo con cerca de nueve meses de antelación, período en el que las cadenas de supermercados pueden aprovechar para informar a sus proveedores de la marca blanca y reclamarles un producto de similares características.

“Es una competencia injusta y desigual”, ha remarcado, tras destacar que el objetivo de la asociación es “convencer a las autoridades” de que es necesario encontrar un equilibrio sin necesidad de tomar medidas “demasiado intervencionistas”.

Larracoechea ha planteado la posibilidad de “estimular vía fiscal” la innovación, otorgando beneficios a través de los impuestos a las cadenas que sí apuesten por productos innovadores.

Otra opción sería la creación de un “reconocimiento público” para estas mismas empresas de distribución que admitan en su lineal este tipo de lanzamientos.

Medidas en ambos casos que, en su opinión, se podrían incluir en una futura revisión de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Durante su alocución ante los diputados también ha afirmado que la industria trabaja junto a agricultores y ganaderos para “evitar la destrucción de valor de categorías enteras de producto”, como la leche o el aceite, debido a que en estas áreas “se trabaja con márgenes prácticamente inexistentes”.

Ha resaltado que en el sector del gran consumo el “poderoso” es ahora la distribución, ya que “en torno al 90% del mercado es atendido por sólo veinte cadenas” de supermercados.

Promarca agrupa a un total de 45 empresas -el 35% españolas, el resto multinacionales- con una facturación total de 25.000 millones de euros y que dan empleo directo a cerca de 70.000 personas, según sus propios datos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here