El presidente de la asociación Clúster de Madera y Diseño de Galicia, José Manuel Iglesias, ha reclamado este jueves 1 a los diputados de una comisión del Parlamento de Galicia menos burocracia y más certificación forestal para vender madera y evitar el “abandono” que conlleva incendios forestales.

Iglesias, que intervino ante una comisión parlamentaria que estudia medidas para evitar la proliferación de fuegos que arrasan los bosques, afirmó que “la mayor causa de los incendios es el abandono” de las zonas rurales.

“Para que no haya abandono es necesaria una sostenibilidad económica”, dijo el experto, que cuestionó el plan forestal que elabora la Xunta y lo calificó de “propaganda para los urbanitas”.

El mercado del eucalipto supone 300 millones de euros de negocio, mientras que el castaño o la setas “no es rentable”

Destacó que ha habido un distanciamiento por parte de los dirigentes políticos en los últimos años que ha llevado a que “las élites están desarraigadas del rural”.

Iglesias, que dijo no tener ambiciones políticas ni económicas, sino un “gran amor a Galicia”, y destacó que prevé próximamente retirarse, invitó a las autoridades a hacer un inventario de los recursos forestales y medidas sencillas capaces de facilitar poder a adecuarse al mercado.

Confesó no ser partidario del desarrollo del eucalipto, pero reconoció que en la situación actual, prescindir de esa masa forestal supondría “cerrar empresas” y generar “más paro”.

El mercado del eucalipto supone “300 millones de euros que se distribuyen entre miles de propietarios”, dijo, y observó que la producción de castaño o de setas promovida por las autoridades “no es rentable” en Galicia.

Iglesias, señaló que en su pequeña propiedad de 30 hectáreas tiene castaños y es consciente de que eso no es negocio, por lo que concluyó que pese a que haya muchos detractores, en el ámbito rural “necesitamos el eucalipto” y apuntó que “hay un exceso de eucalipto porque es rentable”.

El responsable del Clúster, que agrupa a varios actores del sector maderero, invitó a los legisladores a una “simplificación administrativa” y enfatizó: “si las leyes son más simples se pueden controlar mejor”.

La certificación forestal es “una oportunidad enorme y lo inteligente ahora es aliarse con el mercado”

En ese sentido, advirtió que ” si tenemos leyes difíciles de cumplir” supondrá tener que cargar con “una mochila de piedras”, lo que conllevará “más abandono” del ámbito rural y forestal.

Asimismo, Iglesias abogó por la certificación forestal, “una oportunidad enorme”, dijo, y apuntó que “lo inteligente ahora es aliarse con el mercado, que tiene una fuerza tremenda” y un “efecto reputacional”.

Iglesias advirtió de que “la madera ilegal no tiene mercado” por lo que “nadie plantará si no hay mercado”, y criticó a la Xunta de ser poco ejemplar en ese sentido.

Destacó que “de las 300.000 hectáreas que gestiona la Xunta” hay muy poco certificación forestal y cuestionó la actitud del Gobierno autonómico, al que reprochó su falta de diálogo con el sector, en particular con los alcaldes de zonas forestales.

En su opinión, “es una lastima que el dinero par hacer prevención se pierda” y reprochó que “devolvemos el dinero que viene de Europa” por falta de proyectos adecuados.

Iglesias, que recibió elogios de los diputados de todos los partidos por su franqueza y su visión pragmática, concluyó su intervención invitando a los representantes de los poderes públicos a acercarse a “escuchar lo que pasa en el rural” para comprender mejor las inquietudes y las propuestas, antes de tomar decisiones políticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here