Protesta contra la PAC en Extremadura con reparto de vino, aceite y fruta

0
6

     Además, Huertas teme que se desplacen ayudas de unos sectores a otros y de los agricultores y ganaderos profesionales a las grandes explotaciones: “Y estas decisiones no las han tomado ni el Comisario Europeo de Agricultura, ni la Comisión. Esto lo han decidido el Gobierno de Extremadura y el Gobierno nacional”, aclara.

      Según Huertas, ante la pérdida de fondos que tienen sectores muy importantes para la región como el tomate, el tabaco o el arroz; no se instrumentan medidas para paliar esta situación. Como ejemplo, Ignacio Huertas cita la ayuda a las primeras hectáreas, medida que han adoptado países como Francia y Alemania y que puede suponer una pérdida de competitividad para los productores extremeños. Es el caso de la fruta, sector que en otros países sí recibe ayudas de la PAC pero no en España. 

El olivar y la ganadería extremeña saldrán perjudicados

      Otro sector castigado en la reforma es el olivar, que se convierte en uno de los grandes perdedores y al que se le condena a no poder competir en el mercado y por tanto, a “extinguirse”. En zonas como el norte de Cáceres, en las que este olivar está condicionado por el relieve de la montaña, los agricultores “no van a recibir nada y es un cultivo que sostiene a muchos pueblos de Extremadura”, señala Huertas.

    También la ganadería sale muy perjudicada en esta reforma, ya que el dinero de los derechos se lo llevarán grandes explotaciones no productivas, que antes no cobraban porque no producían y ahora “les ha caído un presupuesto para seguir haciendo nada”. Así, Huertas señala que la mayoría de los pastos de la región se colocan en el escalafón más bajo de las ayudas (menos de 55 €/ha), lo que significa que los ganaderos profesionales perderán muchos fondos.

Pérdidas de fondos con la nueva PAC

     Pese a que el gobierno extremeño ha asegurado que los agricultores y ganaderos extremeños “no van a perder” con la nueva PAC, lo cierto es que los datos que maneja UPA-UCE Extremadura son muy distintos.

     Las estimaciones que hace la organización se centran en una pérdida total de 35 millones de euros al año, lo que supondría que los agricultores y ganaderos extremeños contarían con unos 177 millones de euros menos durante el periodo 2015-2019. A esto habría que sumarle la convergencia, que es el trasvase de fondos de unas explotaciones a otras que se va a dar desde 2015 hasta 2019 para llegar a las ayudas lineales por hectárea, por lo que muchos agricultores y ganaderos podrían ver sus ayudas aún más mermadas.

    Así, UPA-UCE Extremadura calcula que más de un tercio de los agricultores y ganaderos extremeños perderán fondos con la nueva PAC, especialmente las explotaciones familiares y profesionales en favor de las grandes explotaciones.

    Por sectores, Huertas señala a los tomateros, arroceros, ganaderos y tabaqueros como los que más perderán con la nueva PAC, siendo los que más empleo y riqueza generan.

    Por zonas, el regadío pierde más que otros sectores, y dentro de él los agricultores de las Vegas Bajas, Coria y Plasencia; la zona de Monterrubio de la Serena (comarca de Castuera), Coria y Plasencia en olivar; Badajoz, Alburquerque, Valencia de Alcántara, Cáceres y Olivenza en pastos; y Azuaga, Llerena y Olivenza en cultivos herbáceos. 

Problemas con los precios

     UPA-UCE también ha querido destacar la difícil situación que viven los viticultores tras el anuncio del MAGRAMA de hacer una destilación obligatoria a cargo de los productores,  y a la que UPA ha sido la única organización que se ha opuesto; lo que ha ocasionado la cancelación de los contratos y bajadas de precio en cadena. Además, el secretario general de UPA-UCE ha señalado que “lo primero sería dar financiación a las cooperativas para que paguen a los agricultores, que aún no han cobrado la campaña del pasado año”.

    Los productores de fruta también atraviesan un momento muy complicado por la campaña ruinosa de precios y por los ataques de los agricultores franceses en la frontera, “sin que el gobierno haga o diga nada”.

    Igualmente el sector del arroz está teniendo una campaña de costes muy altos por los tratamientos que se están viendo obligados a aplicar los agricultores (motivados por la climatología) y con unos precios ruinosos en el horizonte si no se toman decisiones sobre las importaciones de países como Camboya.

      Por todo esto, UPA ha convocado un acto el próximo martes 22 de julio en la Plaza España de Mérida, en la que entregará a los consumidores las propuestas de la organización para sectores como el viñedo o el olivar. Además se hará un reparto gratuito de alimentos, en su mayor parte fruta, aceite y vino; y con el que se pretende denunciar la falta de diálogo en la reforma y los abusos de las cadenas de distribución, que venden los productos por debajo de lo que cuesta producirlos.

     Este será el primer acto de una campaña de movilizaciones que transcurrirá a lo largo del año y que “promete un otoño caliente si no se da respuesta a los problemas del sector”, concluye Huertas