UAGA ha presentado ante el Gobierno de Aragón alegaciones al borrador de la Orden por la que se establecerán las bases reguladoras para la concesión de las subvenciones a explotaciones ganaderas extensivas en zonas de presencia de oso y lobo. Y la primera alegación es que UAGA rechaza cualquier subvención si de la aceptación de la misma se presupone la admisión de la convivencia de la ganadería extensiva con el lobo y con el oso en territorio aragonés “ya que su presencia no es compatible con la ganadería extensiva en nuestra Comunidad. No puede haber convivencia. Cosa distinta es que si se detecta la presencia de lobo ó de oso, los ganaderos afectados por ataques, sean indemnizados por los daños de forma justa”, señala en una nota.

UAGA hace hincapié en que en lugar de concederse las subvenciones por explotación para prevenir, se concedan ayudas por ataques sufridos y que estas ayudas abarquen la totalidad del daño causado y que la indemnización por lucro cesante cubra de manera eficiente y global los daños causados.

UAGA pide que los ataques del lobo se consideren en una orden distinta a la de los ataques del oso

El lucro cesante en ganadería debería cubrir, entre otras, las actuaciones veterinarias en las reses afectadas así como los tratamientos veterinarios, la repercusión económica en la explotación debido a: los abortos y las mortalidades embrionarias, la reducción drástica de hembras cubiertas en los meses siguientes debidos al estrés sufrido durante el ataque con lo que la producción de crías va a disminuir considerablemente reflejándose directamente durante los próximos meses en una bajada de rentabilidad económica de la explotación. También debería incluir los gastos de mano de obra y tiempo en búsqueda de reses desparecidas y del trabajo extra que supone el restablecimiento del rebaño a su estado de normalidad.

Es de sobra conocido que un rebaño que ha sufrido un ataque de este tipo tarda varios meses en recuperarse totalmente, con lo que la rentabilidad de las explotaciones se ve gravemente comprometida por lo que UAGA considera que el lucro cesante debe ser adecuado y cubrir en la totalidad el perjuicio económico causado.

La organización agraria solicita que se realice una división de la Orden, de manera que los ataques del lobo se consideren en una orden distinta a la de los ataques del oso. También ha propuesto que se incluya al ganado vacuno y equino en ambas órdenes

UAGA también ha propuesto que no se delimiten los municipios ya que ni el oso ni el lobo entienden de límites administrativos, por lo que no se debería limitar geográficamente el acceso a las indemnizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here