Regantes cifran en 37 millones el impacto de la subida de costes eléctricos

0
5

EFE.- La protesta se producirá de manera sincronizada con la del resto de regantes de España, que se concentrarán igualmente a las puertas de las respectivas delegaciones de gobiernos regionales, coordinados por Fenacore, la Federación Nacional de Comunidades de Regantes.

Para escenificar la situación a la que aboca el regadío la subida de los costes eléctricos, los regantes llevarán varios burros que portarán cántaros de agua, han informado en un comunicado.

"Esa será la forma de regar a la que volveremos porque con estas tarifas eléctricas los modernos sistemas de riego no nos sirven porque elevan los costes fijos a niveles que hacen que nuestras explotaciones no sean rentables", ha explicado Margarita Bustamante, presidenta de Feragua, asociación que coordina la concentración del regadío andaluz.

Se han sumado a la protesta todas las asociaciones andaluzas de regantes -Areda, Rega, Corehu, Feral, Coreca, Acoregra, Freshuelva, Asociación de Citricultores de Huelva Grupo Remolachero-, las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG, y UPA, y la Federación de Cooperativas Agrarias de Andalucía, FAECA.

Los regantes calculan que la última subida contenida en el decreto del 1 de agosto significará para el regadío andaluz un sobrecoste de más de 37 millones anuales, que se suma al incremento continuado de la tarifa eléctrica que el regadío soporta en el último lustro, de más del 80 %, con un incremento de los costes fijos (regulados) superior al 1000 % en muchas zonas regables.

Además, los regantes andaluces denuncian que el ‘tarifazo eléctrico’ deja "completamente tocado" el proceso de modernización en que se encuentra inmerso el regadío.

En los últimos años se han invertido en Andalucía más de 2.000 millones para modernizar las infraestructuras de riego en un esfuerzo compartido por las administraciones, que han destinado más de 1.000 millones, y por los regantes, que han contraído una deuda muy grande con los bancos para poder pagar estas inversiones.

Sin embargo, con estas tarifas la modernización "lejos de ser una ayuda resulta una condena porque les permite ahorrar agua, pero les hace gastar más energía, con lo que el futuro previsible es que nadie se modernice a partir de ahora y que, en el peor de los escenarios, las instalaciones modernizadas queden abandonadas y sin uso, volviendo los regantes a los sistemas de riego tradicionales".

Frente a esta situación, los regantes solicitarán un IVA reducido para el suministro eléctrico de regadíos y pagar únicamente por la potencia real registrada, es decir, la utilizada.

Igualmente, reivindican que el regadío pueda producir energía distribuida y generar electricidad en su zona regable para autoconsumo conocida como balance neto.

Los representantes del regadío andaluz han llevado todas estas reivindicaciones a los partidos políticos del arco parlamentario andaluz y han logrado que los tres principales grupos se sumen a una proposición no de ley pidiendo cambios en la normativa eléctrica para adaptar las tarifas a la temporalidad de los riegos.