Reparto en Sevilla de 3.000 litros de leche para denunciar la situación del sector

0
3

    Según el responsable sectorial de FAECA, Gabriel Pizarro, “el sector atraviesa la peor crisis de su historia”, a pesar de los esfuerzos realizados por los ganaderos durante los últimos años para hacer sus explotaciones más modernas y competitivas.

    En la actualidad, y como consecuencia principalmente de la subida de costes, producir un litro de leche en Andalucía cuesta entre 0,35 y 0,40 euros, mientras que el ganadero recibe difícilmente 0,34, por lo que, en estos momentos, el productor está trabajando a pérdidas y subsistiendo mediante la venta de sus animales menos productivos.

    “Ahora el precio se construye desde los lineales de la gran distribución hacia atrás”, subraya Gabriel Pizarro quien, denuncia, además, el incumplimiento del convenio ‘Productos Lácteos Sostenibles’, suscrito el pasado 12 de febrero por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), 14 industrias lácteas y 9 empresas de distribución, con el objetivo de mejorar las condiciones operativas de todos los agentes que intervienen en la cadena, promover principios de comercio responsable y evitar la banalización del producto ante el consumidor.

    Dicho incumplimiento se debe a que, como se constató pocos días después de aquella firma y se ha vuelto a comprobar esta Semana Santa, la distribución continúa haciendo de la leche un producto reclamo, protagonista de numerosas promociones a costa de la economía de los ganaderos y de su sostenibilidad.

    Por ello, la Plataforma en Defensa del Sector Lácteo ha vuelto a realizar un nuevo reparto de leche porque, como reitera el responsable sectorial de FAECA, “prefieren regalarla antes que verla malvendida en los lineales de la grandes superficies”, y seguirán con las movilizaciones hasta que administraciones, distribución y consumidores se conciencien de que un producto de calidad como el que elaboran requiere un precio digno para garantizar su futuro y el de los zonas rurales en las que desarrollan su actividad.

Para Asaja, la ganadería peligra al no haber ayudas directas

    Por su parte, la presidenta de Asaja Toledo, Blanca Corroto, ha alertado en Talavera de la Reina de que la ganadería está en peligro, porque la reforma de la PAC no contempla ayudas directas para los ganaderos y los de vacuno de leche siguen sin cubrir costes de producción.

    En rueda de prensa, Corroto ha indicado que la ganadería, junto con el olivar, es uno de los sectores que saldrá peor parado con la reforma de la PAC, en la que es uno de los más desfavorecidos y "la gran olvidada, sin duda", pues la única ayuda que se contempla es para los que tengan tierras de pastos "y no contempla ni un duro", por ejemplo, para el vacuno de carne.

     Respecto a los ganaderos de vacuno de leche, de gran peso en la comarca de Talavera y en las zonas aledañas, la presidenta provincial de Asaja ha indicado que ha habido un "ligero repunte" en el precio por litro que reciben los productores, que ha pasado de los 30 a los 34 céntimos, aunque sigue siendo una cantidad "que aún no cubre los gastos de producción".

     Según Corroto, un ganadero de vacuno de leche debería recibir entre 38 y 40 céntimos por litro, no ya para obtener beneficio, sino para no tener pérdidas.

     En este sentido, Servando Chico, miembro de la junta directiva de Asaja de Toledo y representante de la organización agraria en la zona de Talavera, ha indicado que de seguir así las cosas, la ganadería está abocada "a una muerte anunciada".

     Según Chico, no se puede aguantar mucho tiempo en una actividad que genera pérdidas constantes, y ha dicho que son muchos los ganaderos que se están planteando cesar mientras se plantean "no hacer más el tonto".

     Chico, agricultor y ganadero, ha indicado que en la zona del valle del Gévalo, donde se encuentra la localidad de Robledo del Mazo, se ha pasado de sumar 15.000 cabezas de ganado a contar en la actualidad con solo unas 2.000.

     Por otra parte, los representantes de Asaja de Toledo han expresado su confianza en que la implantación de la planta de derivados lácteos que la empresa Senoble está construyendo en Talavera sea positiva para los ganaderos.

      Cree que dado que se ahorrarán costes de transporte al estar mucho más próximas las granjas de la planta transformadora, y tener que recorrer menos kilómetros los camiones cisterna, debería repercutir en un incremento del precio que se pague a los productores de la leche.