Rescatado un buitre leonado herido en el Centro de Tratamiento de Residuos de Ávila

0
30

     Después de capturado, y tras un breve reconocimiento visual, se comprobó su estado, observando que presentaba la región carpal de un ala amputada (posiblemente debido a la colisión con algún tendido o con el propio vallado del CTR) y claros síntomas de inanición, por lo que se procedió al traslado a un Centro de Recuperación de Animales Silvestres, para poder ser tratado adecuadamente.

     Desgraciadamente se suceden accidentes de forma continuada, no solo por electrocución y  por episodios de intoxicaciones por la ingesta de productos nocivos en la zona de rechazo, donde cientos de individuos de Buitre leonado, Buitre negro, Milano real, Milano negro, Cigüeña blanca, entre otros, acuden diariamente para “alimentarse” y “alimentar” a sus pollos, que terminan siendo intoxicados también víctimas de las malas prácticas inconscientes de sus progenitores. También por colisión, ya que las aves deben atravesar varias líneas de aerogeneradores, a menudo con consecuencias nefastas.

Falta una regulación de muladares para que se puedan alimentar

 
     “La causa principal de estos impactos sobre la avifauna carroñera es ocasionada por la ausencia del depósito reglado de cadáveres en el campo y en los muladares autorizados en la provincia de Ávila lo que ha provocado en los últimos años que una gran cantidad de aves necrófagas se vean forzadas a alimentarse en la zona de rechazo del CTR. Esto se traduce en un incremento de mortalidad de las aves”. Sostiene Jose Aguilera, presidente de la ONG conservacionista Colectivo Azálvaro.

     Como solución se plantea la puesta en funcionamiento e implantación del  Sistema de Gestión Ambiental Arcan en muladares o lugares destinados a la alimentación suplementaria de aves necrófagas en la provincia de Ávila, como medida necesaria para conservar y asegurar la supervivencia de las poblaciones de Buitre negro (Aegypius monachus) especie incluida como “vulnerable” y de Milano real (Milvus milvus) que se encuentra actualmente catalogado “en peligro de extinción”, con el objetivo de asegurar un régimen de alimentación adecuado a las necesidades de las poblaciones de estas aves presentes en la provincia.

     La alimentación asistida de aves necrófagas mediante el depósito de alimento en muladares ha sido uno de los factores que ha permito la recuperación y conservación de las poblaciones de estas especies. “Nuestro trabajo se centra en tomar cuantas medidas sean necesarias basándonos en criterios biológicos, y priorizar en el tipo de actuación más conveniente para favorecer a las poblaciones de Buitre negro y Milano real que son las especies más amenazadas”, concluye Aguilera.