La empresa española Incatema Consulting & Engineerting acaba de culminar un proyecto en Turquía con el propósito de aumentar la competitividad de la industria del té, y en especial mejorar las infraestructuras colectivas de I+D+I y desarrollo de negocio para las PYMES productoras del té, concentradas en Rize y sus alrededores, áreas ampliamente conocidas por la propia elaboración del té.

Este proyecto, auspiciado por la Cámara de Comercio e Industria de Rize, ha contado con la asistencia técnica del consorcio formado por Project Group, WYG, European Projects Management e Incatema.

Entre los resultados esperados para esta iniciativa, además de aumentar la competitividad regional industria del té, se pretende contribuir a la mejora de la capacidad institucional y operativa del Centro de Investigación Aplicada del Té (TRAC) de Rize para una gestión efectiva y eficiente del mismo.

Impulso a la capacidad de venta de los productores del té

El consumo y la producción mundiales de té seguirán aumentando en la próxima década, impulsados por una pujante demanda en los países en desarrollo y emergentes, es por ello que se requieren constantes esfuerzos para mejorar la capacidad institucional de las productoras en la región.

En este sentido, Incatema ha prestado apoyo técnico al Centro de Investigación Aplicada del Té con el objetivo de analizar la cadena de valor del producto; optimizar la productividad y calidad en las PYMES que producen y procesan el té, así como diseñar planes de formación adaptados a los profesionales de la industria.

La industria del té es una de las más importantes de Turquía. Actualmente, se dedican 767 millones de m2 de suelo para cultivar el té, y se ha convertido en la segunda bebida turca más consumida, después del agua.

Su cultivo se concentra principalmente en la zona oriental de la costa del Mar Negro, en torno a la ciudad de Rize. En 2015, Turquía produjo cerca de 230.000 toneladas de té, ocupando el cuarto lugar entre los productores del té a nivel mundial, según datos publicados por la FAO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here