El robo de almendra sigue siendo un negocio muy rentable y las Fuerzas de Seguridad están viendo cómo se va ‘profesionalizando’ hasta el punto de crear bandas con elaborados métodos no sólo para sustraer el fruto, sino para poder venderlo con un entramado falso que justifique la posesión de lo robado.

Así, agentes de la Guardia Civil han logrado desmantelar un grupo criminal dedicado a la sustracción de almendras en la comarca valenciana Utiel-Requena y han detenido a siete personas por su supuesta pertenencia al mismo, varias de las cuales se dedicaban a robar el fruto y otras a venderlo posteriormente.

La banda se repartía las labores de robo y de venta y había adquirido derechos de campo sin producción para justificar su posesión

La operación “Peler”, según informa la Guardia Civil, se inició el pasado mes de septiembre por parte del Equipo Roca de Requena para identificar, localizar y detener al autor o autores de distintas sustracciones de almendra en campos de la comarca.

Las investigaciones lograron detener a seis hombres y una mujer de edades comprendidas entre los 25 y 50 años y de nacionalidades española y marroquí acusados de ser los responsables de un robo de almendra en varias fincas.

Los detenidos, que formaban un grupo criminal, se dedicaban a la sustracción y posterior venta de almendras de origen ilícito y tenían distribuidas sus tareas dentro del grupo: mientras unos sustraían la almendra durante la tarde-noche y la depositaban en otro lugar distinto un par de días, las otras personas eran las encargadas de venderlas.

Estas personas llegaron a adquirir los derechos de campos sin producción o en estado de abandono para intentar justificar la procedencia de la almendra sustraída; así, en caso de ser identificados con ocasión de una verificación policial, podrían mostrar las escrituras de uno de esos campos de almendros y pasar los controles sin problemas.

Según la Guardia Civil utilizaban varias formas de proceder para dar salida al producto sustraído con este sistema de robo de almendra, uno de los cuales sería a través de una persona relacionada con el campo, que actuaría de receptador, el cual les acompañaba durante el momento de la venta en el almacén vendiendo ésta como si fuera de su propia cosecha, licitando de este modo el producto.

La operación “Peler” se ha desarrollado entre los días 2 y 7 de este mes de noviembre y ha permitido recuperar más de 1.500 kilos de almendras sustraídas en la comarca de Utiel-Requena.

Las diligencias instruidas han sido entregadas a el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Requena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here