Rusia, más flexible para poner fin al veto de la carne porcina pero no le da el visto bueno

0
4

   Así lo ha asegurado el director del Servicio Federal ruso de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria, Sergey Dankvert, tras reunirse con la secretaria general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), Isabel García Tejerina, para analizar las posibilidades de reanudar la exportación de productos de origen animal a Rusia.    

En primer fila para poder volver a exportar si se salvan problemas burocráticos


    No obstante, ha apuntado la necesidad de solventar una serie de requisitos -algunos de ellos administrativos- para que los países de menor riesgo puedan volver a exportar la carne de porcino.

     Así, ha pedido cambios en los certificados de exportación entre la UE y Rusia porque hasta ahora incluían dos puntos en los que se recoge que la exportación desde la Unión Europea se permitirá sólo en caso de que no haya habido un foco de Peste Porcina Africana en los tres últimos años dentro del territorio comunitario.

    Ha lamentado que estos certificados incluyan en esa cláusula a todo el territorio de la UE y no una regionalización, algo que perjudica a los ganaderos de porcino que se "han convertido en rehenes" de esta situación.

    Según Dankvert, si se solucionan estos aspectos, España "estará en primera fila para poder exportar".

Aprobación para los lácteos y posibilidades para el vacuno


    
Asimismo, Sergey Dankvert ha afirmado que Rusia ha tomado esta decisión porque España actualmente está desarrollando programas de control agroalimentario "efectivos" en el sector lácteo y en el cárnico.

     Dankvert ha informado de que su Departamento ha pedido a España que remita en las próximas semanas información sobre programas de autocontrol en empresas que trabajan con los productos cárnicos de ganado vacuno.

    En ese sentido, se ha mostrado confiado en que la industria del sector vacuno se rija por pautas y medidas de autocontrol iguales a las que la delegación rusa ha comprobado con el sector porcino o el lácteo español.

    En concreto, el calendario que maneja el servicio veterinario ruso es recibir hasta abril la información requerida para que, desde primeros de mayo, "ya podamos abrir" las fronteras a la entrada de productos de "algunas" empresas.

    El comercio pesquero también ha sido tratado en el encuentro entre el Magrama y el Servicio de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria.