La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía FERAGUA ha valorado positivamente la decisión adoptada este viernes 4 en la Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en la que se ha aprobado un desembalse de 1.100 hectómetros cúbicos para el riego de los cultivos del Sistema de Regulación General durante la nueva campaña de riego, que garantiza una dotación de 5.000 m3/Ha.

Dado que los regantes planificaron cultivos de menor demanda ante la posibilidad de restricciones y el río aportará recursos adicionales a los desembalses, Feragua considera que no es necesario llegar la dotación normal de 6.000 m3/ha, y así lo ha planteado en la Comisión de Desembalse. Feragua quiere señalar que, en esa misma línea, el sector arrocero acepta los 360 Hm3 previstos para su desembalse en esta campaña, la misma asignación de los dos últimos, pero recuerda que su dotación concesional es de 400 Hm3, lo que supone una reducción de sus necesidades hídricas en situación de normalidad de un 10 %.

Con este posicionamiento, Feragua demuestra su concienciación por el ahorro y el uso eficiente del agua, al objeto de ofrecer más garantía a la gran variedad de los cultivos implantados en la cuenca, con una tendencia clara a cultivos permanentes, que demandan mayor garantía.

Feragua ha vuelto a solicitar que la temporada de riego tenga carácter anual, dado que la mayor implantación de los cultivos implantados

Para Feragua hay que tener en cuenta que, a primeros de octubre de 2018, al finalizar el periodo de desembalse, el nivel de recursos embalsados en el sistema de regulación general acabará alrededor de 2.100-2.200 Hm3, en una situación de alerta, aunque suficiente para garantizar una dotación de 4.000 m3/ha para la próxima campaña de 2019. En este sentido, ha señalado que es preciso obrar con la máxima prudencia, por si el año próximo resultara hidrológicamente adverso.

Feragua ha vuelto a solicitar en la Comisión de Desembalse que la temporada de riego tenga carácter anual, dado que la mayor implantación de los cultivos implantados (arboleda de olivar, cítricos y frutales) y hortícolas de invierno, y la alta inversión efectuada en mejora de regadíos obliga a las Comunidades de Regantes a dar agua la mayor parte del año para un óptimo desarrollo de dichos cultivos.

Además, ha solicitado que se respeten los riegos extraordinarios autorizados el año pasado y que se permita a las comunidades de regantes poder modificar la ubicación de la superficie de riego, sin aumentar la superficie regada. Feragua estima que el volumen necesario para dotar a los riegos extraordinarios colindantes a las zonas regables –que tiene informe de la OPH favorable-, se puede contabilizar de la propia dotación de 5.000 m3/Ha, no suponiendo volúmenes adicionales estos riegos extraordinarios.

Por último, Feragua ha pedido en la Comisión Permanente de Sequía celebrada hoy también en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la habilitación de la cesión de derechos entre comunidades de regantes, pidiendo que no se vincule la cesión de derechos a la inscripción en el Registro de Aguas de las zonas regables estatales, paralizada por la burocracia del Ministerio.

Igualmente, ha demandado que se acometan obras de emergencia para el regadío como el cambio de las válvulas de los desagües de fondo del embalse de la Puebla de Cazalla y del desagüe intermedio de la presa del Pintado, así como la conexión eléctrica para dar servicio a la interconexión hidráulica del embalse del Canal del Bajo Guadalquivir con el embalse de Torre del Águila.

El CREA propone que se aborden los desembalses desde una perspectiva de periodo hidrológico, con carácter bianual

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (CREA), ha participado en la Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), donde ha planteado que la gestión hídrica debe planificarse con mayor plazo, olvidando el concepto de año hidrológico (del 1 de octubre al 30 se septiembre). CREA propone que se aborden los desembalses desde una perspectiva de periodo hidrológico, con carácter bianual.

Según Eduardo López, presidente de CREA, “hoy podemos garantizar la dotación de agua para riego en esta campaña, pero hace apenas dos meses estábamos en situación de emergencia, con importantísimas reducciones en las dotaciones. Las lluvias de estos meses nos han permitido almacenar 1700 hectómetros cúbicos en el Sistema de Regulación General, pero las lluvias son imprevisibles. ¿Qué pasará en la próxima campaña si no llueve?”.

Por eso, esta Asociación considera que hay que ser prudentes a la hora de hacer el desembalse y pensar en garantizar una mínima dotación para la próxima campaña. “No solo está en juego un cultivo, sino el hueco en el mercado que los agricultores han ganado a base de esfuerzo y de la calidad de sus producciones”, señala López.

Igualmente, CREA pide que se valore el ahorro de agua que realizan los regantes, y que ese esfuerzo sea tenido en cuenta cuando haya restricciones. En palabras de Eduardo López, “si una comunidad de regantes no consume toda su dotación este año, ese esfuerzo debe estar en su haber para la campaña siguiente, de manera que, si hay restricciones, sean menores para aquellos que más ahorran”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here