Realizar una gestión sostenible del agua y los residuos, primar criterios de ahorro y eficiencia energética, minimizar los impactos ambientales (paisajístico, visual o en el pastoreo) en actividades nuevas o existentes son algunas de las buenas prácticas que se detallan en la Guía de Buenas Prácticas Ambientales en la Reserva de la Biosfera de La Rioja.

Este manual ha sido editado por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Calidad Ambiental y Agua y redactado por la empresa Acma Sostenible. Con él se quiere contribuir al esfuerzo que realizan todas las actividades establecidas en la zona para desarrollar su actividad económica sin comprometer los recursos naturales, culturales y sociales de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

La marca ‘Reserva de la Biosfera de La Rioja’ es un distintivo de sostenibilidad y buen hacer que avala como socialmente responsables productos y servicios que se elaboran o se ofertan en los 40 municipios que se integran en este ámbito geográfico. Con esta guía se facilitará una herramienta de trabajo para la mejora de su gestión ambiental diaria como elemento fundamental para ganar competitividad y reforzar su imagen.

Los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama fueron reconocidos por la UNESCO como Reserva de la Biosfera

En este momento, hay 78 organizaciones adheridas a la marca que se distribuyen en sectores tan diversos como: restauración y alojamiento (24), industria agroalimentaria (20), ganadería (11), industria del calzado (7), organismos públicos (15) y empresas de ocio y tiempo libre (1).

El 9 de julio de 2003 los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama de La Rioja fueron reconocidos por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, agrupando a 40 municipios dentro de una superficie de 122.811 hectáreas.

En este entorno privilegiado es fundamental la gestión sostenible de los espacios y las actividades económicas afincadas en ellos. Este recorrido hacia la sostenibilidad pasa por la minimización de impactos ambientales y la preservación tanto de los entornos naturales como de las tradiciones y culturas ancestrales.

Con esta filosofía nació en el año 2010 la marca ‘La Rioja, Reserva de la Biosfera. Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama’, como una herramienta para impulsar el desarrollo económico sostenible de la zona y sus habitantes, identificando productos y servicios elaborados o producidos en este entorno.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here