Se hará un seguimiento mensual de la evolución del sector en el último año de la cuota láctea

0
8

    Esta iniciativa se ha adoptado ante el incremento continuado de la producción, que se ha producido  como resultado de la buena situación actual del mercado lácteo, caracterizada por la excelente evolución de los precios en el pasado año, que han alcanzado récords históricos y se han mantenido en alza desde el mes de septiembre de 2012, y la fuerte demanda de los mercados internacionales.

Un control estricto aunque no se vaya a superar la cuota asignada

    Si bien las cifras no indican que se vaya a sobrepasar la cuota asignada a España  en el periodo recién acabado 2013/2014, ya que, además, en 2014 se han iniciado ligeros descensos de precios, según la tendencia estacional habitual, los fuertes incrementos del nivel de producción hacen necesario una monitorización más estrecha sobre su evolución mes a mes, hasta la finalización del régimen en abril de 2015.

    Para ello, el informe, que ya fue presentado recientemente a las Comunidades Autónomas, analizará los datos más recientes disponibles sobre censos de vacas y novillas y sobre entregas de leche. Además se realizarán previsiones de evolución y simulaciones en diferentes escenarios productivos.

Revisión del ‘paquete lácteo’

    En la reunión se ha revisado además los principales datos relativos a la aplicación del “paquete lácteo”. En la actualidad hay siete organizaciones de productores reconocidas (seis en vacuno y una en ovino) que agrupan unos 5.000 ganaderos que aportan aproximadamente 2 millones de toneladas de leche, lo que supone un tercio aproximadamente de la producción nacional.

    Algunas de estas organizaciones ya han llevado a cabo la negociación colectiva de las condiciones de los contratos, tal y como les permite de manera excepcional la legislación comunitaria.

     Según los últimos datos analizados, el 90% de la leche se encuentra en la actualidad bajo contrato, si bien el inicio del nuevo periodo de cuota el 1 de abril ha supuesto el retraso en la formalización de nuevos contratos, lo que hace que, de manera temporal, el número de contratos en vigor sea algo menor al de meses pasados.