Se mantiene el plan de emergencias por inundaciones y sigue la vigilancia del Guadalete

0
16

    Según informa la Junta de Andalucía, el Teléfono Único de Emergencias ha gestionado un total de 768 llamadas desde el inicio del temporal, la mayor parte ellas referidas a anegaciones, balsas de agua en carreteras y algunos desprendimientos de laderas y desplazamientos de objetos arrastrados por el viento.

     Cádiz ha sido la provincia con mayor número de incidencias y, por tanto, la que ha registrado un mayor número de llamadas, con un total de 156. Le siguen Sevilla, con 139, Granada con 118 y Jaén con 116. El resto han estado repartidas entre la provincia de Málaga (104), Córdoba (70), Almería (53) y Huelva (11).

     En la provincia gaditana permanece activo, en situación 0, el plan de emergencia ante el riesgo de inundaciones y en nivel 1 los planes de emergencia municipales de Arcos y Jerez de la Frontera. Entre los avisos registrados en las últimas horas cabe destacar la afectación a varios tramos de la red secundaria de carreteras y a zonas de cultivo. La carretera de la Ina, CA-3110, se ha cortado a la altura del kilómetro 4, lo que ha provocado el desalojo preventivo del un centro escolar. La lluvia también ha afectado al tramo ferroviario Jimena-Gaucín a su paso por Jimena y algunos vecinos de Arcos de la Frontera han sido desalojado sus viviendas de forma voluntaria.

     En Málaga, se produjo ayer el desbordamiento del arroyo El Chavo y del río Guadalhorce a su paso por Villlanueva del Trabuco, lo que provocó la anegación de varias viviendas y algunos desalojos preventivos en dicha zona. A lo largo de la jornada de hoy el viento ha provocado una decena de incidencias puntuales en las provincias de Sevilla, Cádiz, Jaén y Málaga.

    Asimismo, recalca que las abundantes precipitaciones de los últimos días han provocado el desembalse de numerosos pantanos en nuestra comunidad, estableciéndose una vigilancia especial en la cuenca del río Guadalete, cuyo cauce es el que presenta mayor riesgo de desbordamiento con 5,5 metros a su paso por Jerez. Durante esta semana han caído 400 litros por metro cuadrado en la provincia gaditana, prácticamente el equivalente a las precipitaciones de todo el año.

    En la jornada de hoy viernes el embalse de Bornos desalojó 200 metros cúbicos por segundo. Actualmente, están desembalsando un total de 52 embalses: 44 pertenecen a la cuenca del Guadalquivir, 5 a la del Guadalete y 3 a la de Barbate.

 

 

Enfado de ASAJA

   Por su parte, ASAJA Cádiz ha hecho público un comunicado en el que critica que "un año más se repite la misma historia de siempre y las esperanzas de los agricultores de tener un futuro productivo para sus cultivos se inunda por culpa de una política de agua mal gestionada".

     Tras las primeras comprobaciones de los técnicos de Asaja en campo, "hoy se puede afirmar que el cuento de todos los años comienza a narrarse para los agricultores de la provincia y, en especial, para los de la zona regable de Guadalcacín que comprueban como sus inversiones hacen agua y para los del Campo de Gibraltar. En ambos casos ya están confirmados los desbordamientos".

    Por ello, Asaja-Cádiz convida a la Junta de Andalucía a hacer una reflexión profunda sobre la gestión del agua que se lleva haciendo desde hace años y que no deja remontar el vuelo a sectores de futuro como las hortícolas de la zona regable con desembalses a destiempo y sin una garantía de que el agua va a parar al mar y no a los sembrados. "Es un buen momento, antes de que se den consecuencias peores de hacer un alto en el camino y desarrollar soluciones para que no se repitan escenas como las vividas en 2010".

   En este sentido, la asociación considera oportuno que se detengan ya conductas irresponsables como las tomadas por el responsable de política de Agua en la extinta Agencia Andaluza del Agua, hoy AMAYA, Javier Serrano, "que no vienen más que a complicar la difícil situación del sector que se recupera de las avenidas de agua, sufre una intensa sequía y repite otra vez las inundaciones. Cabe recordar que Serrano es un viejo conocido de los andaluces porque pudo estar relacionado con la quema de los motores del Bajo Guadalquivir y las inundaciones de Écija".

    Por ello, recalca que el sector vive con inquietud estos despropósitos y conmina a todos los agentes sociales a tomar decisiones serias sobre la política de agua para que se deje de considerar una zona inundable a un territorio con excelente potencial económico y social.

     Asimismo, Asaja solicita ver el protocolo de gestión de pantanos de la provincia y ver resueltos temas tan recurrentes como el azud del Portal.

    Por último Asaja-Cádiz espera que estas inundaciones "no sean un año más una alfombra roja para que los políticos se hagan fotografías, prometan y finalmente no cumplan ninguno de los compromisos que adquieren cuando los focos están encendidos. Este año si vienen, que vengan con soluciones bien atadas debajo del brazo para que se ataje definitivamente un problema que, en tiempos de crisis, se convierte en un mal añadido".