Según WWF, los líderes de países tropicales deben tomar decisiones para salvar los bosques

0
28

WWF.-Los líderes de los 30 países clave con presencia de bosques tropicales en el mundo deben tomar decisiones valientes en la cumbre forestal que se está celebrando en Congo Brazzaville durante esta semana. WWF pide que demuestren un compromiso para salvar sus bosques y apoyen la lucha contra las devastadoras consecuencias del cambio climático.

Las áreas de bosque de la Amazonía, Borneo-Mekong y Congo representan un tercio de los bosques de todo el planeta. Estas vastas extensiones forestales desempeñan un papel crucial en la regulación del clima global, permitiendo estrategias de subsistencia locales y protegiendo la diversidad de la vida en el planeta.

Los bosques son el hogar del 80% de la biodiversidad terrestre y de más de 300 millones de personas alrededor el mundo. En 2005, el valor del comercio mundial de productos forestales fue estimado en aproximadamente 261 mil millones de euros. Sin embargo, cada año las tres regiones pierden millones de hectáreas de bosque tropical, a pesar de que el verdadero valor de los bosques bien conservados es mucho mayor que el beneficio económico de otras alternativas de uso de la tierra.

La cumbre de Brazzaville reúne a representantes de 30 países de las tres regiones en un esfuerzo por ayudar al desarrollo de soluciones a largo plazo para el manejo sostenible de estos valiosos bosques.

WWF espera que esta cumbre influya en un resultado positivo en las próximas negociaciones sobre el clima en Durban a finales de este año y conduzca a grandes triunfos de conservación y mayores compromisos para proteger el ambiente.

"En representación de sus países y pueblos, los líderes de la cumbre de Brazzaville tienen una gran responsabilidad sobre sus hombros", dijo Natasha Kofoworola Quist, Representante Regional de la Oficina del Programa de África Central de WWF. Y continúa. “Deben trabajar juntos para que ellos y el mundo continúen beneficiándose de estos bosques únicos."

La aplicación de políticas que promueven la gestión sostenible, la restauración de bosques tropicales y la deforestación neta cero se encuentran entre las principales peticiones de WWF en la cumbre.
Asimismo, la organización promueve que se establezcan mecanismos financieros transparentes para administrar los ingresos que provienen de la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD) en 2015.

La cooperación regional puede ayudar a proteger los bosques mediante la expansión de áreas protegidas, el intercambio de experiencias e información crucial, la armonización de políticas sociales y económicas y la coordinación de medidas de conservación.

Según WWF, la lucha contra la deforestación requerirá un nuevo acuerdo sobre el cambio climático para proporcionar los incentivos adecuados a la hora de reducir la deforestación y la degradación de tierras.

Como ejemplo, cuando se destruyen los bosques por la tala o la transformación para el uso agrícola, se liberan grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. De hecho, la deforestación es responsable del 15% del total de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Félix Romero, Responsable del Programa de Bosques de WWF España, subraya: "Desde los países consumidores de madera, como España, también se debe contribuir a la conservación de estos bosques a través de sus políticas de cooperación internacional a favor del uso social y ambientalmente responsable de los bosques y la preferencia en la compra pública de los productos certificados FSC".

"Con conferencias importantes como la Cumbre de la Tierra del próximo año y la Cumbre del Clima en Durban, se debe ver la cumbre de Brazzaville como una magnífica oportunidad de establecer el estándar mundial para la cooperación en temas críticos de conservación", apunta Quist. Y concluye:
"WWF desea que los resultados de esta cumbre continúen y solicita a los países participantes que alcancen sólidos compromisos para inspirar e impulsar el apoyo internacional".