La Guardia Civil ha detenido a seis menores edad por robar once tractores, dos coches y una moto en Jumilla para conducirlos por placer y hacer carreras rurales por el campo y abandonarlos después con desperfectos y averiados, según ha informado el instituto armado, que los acusa de delitos de robo con fuerza.

La investigación se inició el pasado mes de junio, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento del robo de tres tractores en fincas agrícolas del municipio de Jumilla. En fechas posteriores se produjeron otros ilícitos de la misma naturaleza, lo que generó cierta alarma social entre el colectivo de agricultores de la zona.

La coincidencia del tipo de vehículo sustraído y la proximidad de las zonas afectadas hicieron sospechar a los agentes que, tras la autoría de estos robos podía encontrarse un mismo grupo de personas.

Se descartó que fueran delicuentes experimentados al descubrirse que los conducían en improvisados circuitos cuatro por cuatro

El hallazgo de varios de estos vehículos, en zonas rurales próximas, permitió descartar que se tratase de delincuentes experimentados, dedicados a la sustracción de vehículos para su venta o desguace.

La Guardia Civil estableció una línea de investigación centrada en varios jóvenes de la localidad –con antecedentes policiales– y averiguó que alguno de ellos, casualmente, cursaba estudios de automoción en módulos de formación profesional, lo que podía estar relacionado con ciertos conocimientos en la manipulación y el manejo de los vehículos, sin las correspondientes llaves de arranque.

Fruto de las pesquisas practicadas, la Benemérita averiguó la supuesta finalidad para la que eran sustraídos: su conducción a modo de vehículos cuatro por cuatro en improvisados circuitos rurales donde, una vez finalizado su periplo, los abandonaban con graves desperfectos y averías mecánicas.

Una vez obtenidos los indicios necesarios, la Benemérita detuvo a seis jóvenes, menores de edad, como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza y sustracción de vehículo a motor.

La investigación, desarrollada por la Guardia Civil durante los últimos siete meses, permitió conocer el ‘modus operandi’ empleado para cometer los robos. Los miembros del grupo delictivo ahora desmantelado se organizaban, presuntamente, para realizar reconocimientos previos de las zonas agrícolas, con el objetivo de localizar los vehículos y conocer las medidas de seguridad empleadas para su custodia.

Utilizaban la fuerza para entrar en los almacenes agrícolas tras vigilar sus medidas de vigilancia

Seleccionado su objetivo fracturaban los vallados perimetrales o los propios almacenes agrícolas (en algún caso con la práctica de butrones en el techo), puenteaban las conexiones eléctricas del arranque de motor y salían, incluso empotrándolos contra las puertas, a bordo de los tractores.

Por otro lado establecían los lugares donde, a posteriori, se desplazaban para conducir a campo abierto, generalmente de madrugada, a modo de circuito cuatro por cuatro.

La Guardia Civil culminó la operación ‘Ttortrak’ con la desarticulación de una banda juvenil, cuyos seis miembros han resultado detenidos como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza y sustracción de vehículo a motor.

Se esclarecieron 15 robos con fuerza en casas de campo y 14 robos de vehículo a motor, cometidos en la localidad de Jumilla, con la recuperación de la totalidad de los vehículos sustraídos: 11 tractores, dos turismos y un ciclomotor, que han sido devueltos a sus legítimos propietarios.

Además, se intervino una mochila con gran cantidad de herramientas y útiles que, se sospecha, habrían empleado los ahora detenidos para violentar las puertas de acceso a las naves agrícolas.

Se estima que los daños y perjuicios ocasionados podrían superar los 35.000 euros. Los arrestados, los vehículos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de la Fiscalía de Menores de Murcia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here