Siete proyectos compiten este año por el XIV Premio Aresa de Desarrollo Rural

0
4

    Entre los siete preseleccionados destacan dos empresas. Por una parte, es candidata este año Alibós, situada en Monterroso, que se dedica a la elaboración y envasado de castaña pelada y congelada con una producción de 6.000 toneladas/año. Junto con la Diputación de Lugo, puso en marcha el Proyecto Soutos, para el aprovechamiento de estos bosques autóctonos para la recogida y comercialización de las castañas. Como complemento, mantiene varias líneas de investigación.

   La otra empresa que entra en la selección es la ganadería Quintián, que lleva más de 40 años produciendo leche en el Páramelo. Con una cabaña de 60 vacas, produce 2.000 litros de leche al día, lo que le llevó en 2010 a crear su propia marca de leche fresca pasteurizada que comercializa a través de máquinas expendedoras y de manera directa en la hostelería, colegios y tiendas.

    También fue seleccionada para optar al Premio Boaga, la organización que representa a la mayor parte de los criadores de razas autóctonas de Galicia en peligro de extinción, con más de mil asociados. Su actividad se basa en la gestión de libros genealógicos de razas cachena, caldelá, frieiresa, limiá, oveja gallega, gallina de mos, vainesa y cabra gallega.

La investigación también opta al premio

   Por otra parte, también se presentaron cuatro proyectos de investigación en diferentes fases de desarrollo. El primero es el proyecto de creación de empresas de cultivo de Árnica Montana en Galicia para el abastecimiento de la industria farmacéutica europea, a cargo de Geneaqua, S.L.

   El objetivo de este proyecto es analizar la diversidad genética de esta planta medicinal, estudiar en parcelas experimentales los procedimientos de domesticación y posteriormente realizar un estudio de mercado y un plan de formación y divulgación del proyecto para incentivar la creación de empresas.

   Un segundo proyecto es el de la veterinaria María Aurora Carretera Fernández, con el que pretende la identificación animal por ADN como base para que los productos cárnicos consigan la trazabilidad total, aumentando de este modo la seguridad alimentaria.

   Como tercera propuesta en el apartado de investigación está el estudio de Marcos Vázquez Marey sobre las casas de labranza gallegas, que tiene como objetivo el fomento de la autoestima de los trabajadores rurales, con la diversificación de actividades sinérgicas como las casas de labranza. El ejemplo lo ponen con Casa de Vázquez, situada en Láncara, que se dedica a la ganadería bovina complementando el trabajo con la producción de manzanas ecológicas y el cultivo forestal.

   Cierra el listado de candidaturas el proyecto Viñas Atlánticas, de la Diputación de Pontevedra, un aplicativo web que se concibe como una herramienta ideada para combatir enfermedades propias de los viñedos y ayudar a los viticultores a optimizar la aplicación de productos fitosanitarios.

   Para hacer una valoración ecuánime de estos siete candidatos un comité de expertos analiza estos días todos los proyectos para emitir un resultado objetivo, que será valorado por el jurado antes de emitir el suyo, que está previsto para el día 30 de diciembre.

   La cuantía del premio, de 10.000 euros, convierte a esta convocatoria en una de las más relevantes del sector. Además, este año, se ofrecerá la posibilidad a la empresa ganadora de solicitar asesoramiento y ayuda para el desarrollo del proyecto.