Sindicatos confían en que la PAC traerá mejoras para los asalariados agrarios

0
3

EFE.- El Consejo, el Parlamento y la Comisión de la Unión Europea (UE) lograron hoy un principio de acuerdo sobre la reforma de la PAC que se aplicará en los próximos siete años, aunque tendrá que ser validado esta tarde por la Comisión de Agricultura de la Eurocámara.

   Desde la Secretaría de Comunicación, Formación, Medio Ambiente y Rural Federación Agroalimentaria de CCOO, Pepe Gallo ha considerado que la nueva PAC mejorará la transparencia y competitividad de la agricultura española y ayudará a "hacer aflorar la economía sumergida en torno al campo; una de nuestras principales demandas".

   A pesar de que la PAC no recoge de forma directa las demandas de los sindicatos, el hecho de que pueda ayudar a terminar con el empleo negro, así como con las malas condiciones laborales que lleva implícito, es una noticia positiva, ha apuntado Gallo.

   Sí que reclamarán al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que cree la Mesa Nacional para el Desarrollo de la PAC, en la que estén "todos" los agentes del sector agroalimentario y también los sindicatos, para que en la transposición nacional del reglamento "podamos introducir mejoras".

   Entre ellos, que exista un mecanismo de gestión de riesgos para los trabajadores agrarios, ya que -igual que los agricultores cuentan con los seguros agrarios que cubren sus pérdidas debido, por ejemplo, a inclemencias climáticas-, el asalariado debe contar con un sistema similar, porque se queda sin jornal.

Por su parte, el responsable del sector agrario y manipulado hortofrutícola de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag-UGT), Miguel Rodríguez, ha explicado que trabajarán para que en la transposición de las directivas se logre la aplicación de sus demandas y que Arias Cañete "haga suyas nuestras peticiones".

   En una primera valoración sobre el acuerdo sobre reforma de la PAC, Rodríguez ha apuntado que, aunque tiene aspectos positivos para el sector, "nuestras reivindicaciones no han sido tenidas en cuenta".

   Ha valorado que se mantenga el mismo presupuesto agrícola, que se haya evitado una tasa plana para todos los agricultores -que perjudicaba a los pequeños productores-, así como que se haya mejorado la posición inicial respecto al tabaco y al algodón.

   Aunque las cuotas lácteas desaparecerán, "se harán los equilibrios necesarios para evitar la crisis del sector" y ha resaltado la prórroga de dos años concedida al sector azucarero.

   Ha criticado que no se haya aceptado su propuesta de vincular los pagos directos a la creación de empleo agrario; que tampoco se apueste por la formación -"cada días más necesaria", sobre todo, en una agricultura moderna y tecnificada- y que se tenga más en cuenta la seguridad de los animales que la de los trabajadores.

   Ambos han insistido en que, a partir de septiembre u octubre -que es cuando estarán traducidos al español todos los documentos de la PAC-, trabajarán para que la aplicación estatal recoja sus demandas, que redundarán en una mejora de las condiciones laborales de los más de 800.000 trabajadores agrarios por cuenta ajena.