Las mujeres representan el 49 por ciento de la población que vive en el medio rural de Castilla-La Mancha, pero solo trabajan el 42 por ciento, un 32% de éstas al frente de su explotación, mientras que, en el mundo cooperativo, solo un 4% tiene representación en los órganos de decisión.

Éstos son algunos de los datos que se han destacado este miércoles en el II Foro Nacional Mujeres Agroprofesionales celebrado en Toledo y que, según la subdirectora general de Innovación y Modernización en el Medio Rural del Ministerio de Agricultura, Carolina Gutiérrez, evidencian que “el papel de la mujer no es tan visible como el del hombre” y hay que seguir trabajando en este sentido.

Las mujeres rurales “tienen que hacer frente a una doble discriminación”

Durante su intervención en el acto inaugural, Gutiérrez ha llamado la atención sobre el hecho de que la participación laboral de las mujeres en el campo castellano-manchego sea del 42%, 8 décimas por debajo de la media nacional.

A nivel nacional, ha subrayado también el dato de que de las 928.000 personas dedicadas al trabajo agrario, sólo el 25 por ciento son mujeres, lo que “está lejos de lo considerado una realidad ideal” y pone de manifiesto que las mujeres rurales “tienen que hacer frente a una doble discriminación”.

En este contexto ha subrayado la importancia de la Ley de Titularidad Compartida aprobada en 2011, que en los últimos años “ha dado buenos datos”, al haberse pasado de una única alta en el primer año y 22 en el segundo a las 105 contabilizados en 2017 y las 38 que van ya en lo que va de año.

Estas cifras colocan a Castilla-La Mancha como la segunda región con más altas de titularidad compartida (121) tras Castilla y León (163), ha enfatizado la subdirectora de Innovación del Medio Rural, quien ha destacado también el papel que juegan los Programas de Desarrollo Regional (PDR) de las comunidades autónomas, al contemplar bonificaciones especiales adicionales a la titularidad en el medio rural.

Por su parte, la secretaria general de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, Juana Velasco, ha coincidido con la representante del Ministerio en “los desequilibrios” que se detectan en el campo entre hombres y mujeres, por lo que este departamento se encuentra trabajando en estos momentos en “el tema estrella”, que es el proyecto de ley del Estatuto de la Mujer Rural.

En la última convocatoria de incorporación de jóvenes a la agricultura, el 25% de los que se han incorporado son mujeres

Ha subrayado también el compromiso de la Consejería de Agricultura con las políticas de igualdad en el medio rural, donde se prioriza a las mujeres en todas las líneas de ayuda.

Y en este contexto ha celebrado el dato de que, en la última convocatoria de incorporación de jóvenes a la agricultura, el 25 por ciento de los que se han incorporado son mujeres, concretamente 306; se ha llegado a 121 titularidades compartidas y el 17% de las ayudas las modernización de explotaciones las han solicitado mujeres.

“Estos datos demuestran que algo se mueve y que las mujeres quieren ser partícipes en el medio rural y participar en la economía”, ha subrayado Velasco.

En el acto inaugural, ha participado también la directora del Instituto de la Mujer en Toledo, Charo Navas, quien ha señalado que Castilla-La Mancha es una región eminentemente rural y éste es un aspecto que no deja pasar por alto el Gobierno regional, que tiene, entre sus prioridades, la atención al medio rural y la igualdad.

Ha subrayado que, para conseguir esta última, se trabaja de una manera transversal, lo que supone impregnar de “perspectiva de género” todas las políticas que se desarrollan desde el Gobierno regional, en el que ocupa un papel predominante la mujer a través del Instituto de la Mujer, de depende de Vicepresidencia.

Entre las medidas adoptadas para lograr el “empoderamiento” de las mujeres y ayudarlas a superar la situación de dificultad y desigualdad que viven y, de forma especial, las que habitan en el campo, Navas ha destacado que la Junta fomenta la formación y el aprendizaje en el medio rural.

Y además ha “revitalizado” las líneas de subvenciones destinadas a las mujeres en general, ha creado una línea específica para reducir la brecha de género y otra para evitar “la discriminación múltiple” de la mujer en el medio rural, sin contar su implicación en el Proyecto Dana de inserción laboral.

En representación de la entidad organizadora del Foro, ‘Siete Agromarketing’, ha intervenido su directora general, Gissele Falcón, quien ha señalado que si 2017 se consideró como “el año de la mujer” por los logros conseguidos en aspectos clave en la reivindicación de las mujeres como la brecha salarial, en 2018 “se debe dar un paso más” para conseguir la igualdad real entre hombres y mujeres.

En este contexto ha anunciado la próxima convocatoria de los I Premios Mujer Agro, que se concederán en cuatro categorías: honorífico, a la empresa, Agro Hombre y Agro Emprendimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here