Sorpresa en mataderos y granjas por el posible veto ruso a la carne española

0
349

    González ha remarcado que a algunas empresas se les instó a realizar algunas mejoras en la documentación del producto pero en general se mostraron "bastante favorables" ante estos centros.

    "El sector esperaba que la visita hubiera salido bastante bien y sería una sorpresa importante que ocurriera lo contrario", detalla el secretario general, quien resalta que las empresas inspeccionadas son las más grandes y profesionalizadas, las que más exportan a Rusia y las que cuentan con los mejores tecnologías, medios de producción y humanos y exigencias en calidad y seguridad.

    "Es verdad que Rusia compra también en Brasil, Nueva Zelanda o donde más económico encuentren la carne", añade González, por lo que no oculta su impresión de que un motivo comercial pueda estar detrás del posible veto a España, poco tiempo después de que también hayan suprimido la licencia para exportar a más de 70 mataderos alemanes.

    Precisamente, Alemania y España son la primera y segunda exportadora europea al mercado ruso de carne porcino, agrega.

    Otros representantes del sector como Ancoporc o la Interprofesional del Cerdo de capa blanca, no ha podido realizar hasta el momento sus valoraciones tras haber saltado la noticia esta mañana.

     El secretario de Ganadería de UPA Federal, Román Santalla, ha afirmado que la postura rusa es "un elemento de preocupación importante" al tratarse de "un buen mercado" para España, que le vendió carnes y lácteos por unos 263 millones de euros en 2012.

     Principalmente relevantes son las ventas españolas cárnicas -unos 262 millones en 2012-, lideradas por el porcino, mientras que los envíos lácteos a ese destino fueron 482.000 kilos por 1,3 millones de euros, sobre todo quesos de alto valor, es decir, los más caros.

     "Es un mercado donde se mantienen relaciones comerciales muy importantes y fluidas", argumenta Santalla, quien precisa que UPA ha pedido al Ministerio máxima agilidad para intentar solucionar lo antes posibles este problema con las autoridades rusas.

     Asegura que las industrias cárnicas exportadores y mataderos y las ganaderías están acostumbradas a exportar "a un país tan exigente" como Rusia, por lo que cumplen con rigurosas normas de sanidad y seguridad alimentaria y están en vanguardia tecnológica, por lo que UPA no entiende si la postura rusa se debe a un "mal entendido", a "falta de información" o como "mecanismo de presión".

    "En el mercado ruso hemos funcionando bien y quiero pensar que podamos seguir haciéndolo", remarca Santalla, quien confía en las actuaciones del Gobierno porque la solución "no depende del sector".

    El secretario general de COAG, Miguel Blanco, coincide en asegurar que detrás de la pretensión de Moscú hay un interés "de mercado", "estratégico" y "especulativo" de sustituir a países de la Unión Europea (UE) como proveedores de carne de cerdo por Brasil más barata, país sudamericano donde están homologando muchos mataderos.

    En este sentido, Blanco recuerda la prohibición de Rusia de importar carne porcina de Alemania (24 enero) y de EEUU (11 de febrero) alegando presuntos problemas veterinarios, fitosanitarios o de residuos de fármacos que afectarían a la seguridad alimentaria.

    "En el caso español, plantean que no tienen los estándares de calidad adecuados", según las muestras que los inspectores de Rusia aseguran haber tomado pero que productores e industria desconocen.

     COAG ha resaltado que los estándares de calidad, sanidad, seguridad alimentaria, bienestar o trazabilidad de España y de la UE para el porcino y el conjunto del sector cárnico son los más altos del mundo, parámetros que "ni Rusia ni otros pueden decir".

    "No habría una justificación" para impedir la importación de carnes a Rusia, según Blanco, quien recuerda que este país es el principal comprador de porcino español (7 %) tras la UE (77 %).

     Por su parte, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, calificó de "exagerada" la posibilidad de que Rusia pueda restringir las importaciones y subrayó la "excelente" calidad de esos productos.