Suben los precios del aceite de peor calidad y caen los de los vírgenes extra

0
17

    Ligero ascenso también del 0,45% para los lampantes -categoría defectuosa y de alta acidez que deben ser refinados y encabezados con vírgenes para su venta-, que se pagan a 2,68 euros/kg.

    El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente constata en su último informe de coyuntura (datos del 25 de febrero al 3 de marzo) las caídas de precios del virgen (-1,31 % hasta 275,04 euros/100 kg) y lampante (-0,23% y 265,57 euros/100 kg), frente al orujo crudo (138,02 euros) y de girasol refinado (104,10 euros), que se mantienen estables respecto a la semana anterior.

     Las devaluaciones contrastan con la baja producción de los olivos este año por la vecería y última sequía; entre los ejemplos, la DO Sierra Mágina ha obtenido este año unas 11.150 toneladas de aceite de oliva, un 23% menos respecto al récord obtenido en el ejercicio anterior (47.440 t), lo que supone la cifra más baja en quince años, aunque garantizan el abastecimiento a los consumidores.

    La recolección se ha finalizado en España y todo apunta a que durante esta campaña difícilmente se alcanzarán las 575.000 t, la más baja desde el ejercicio 1994-1995.

    Pero los oleicultores han visto pasar de largo la posibilidad de una contundente recuperación de los precios que les sirviera para contrarrestar las pérdidas millonarias por la drástica caída de la cosecha actual y urgen medidas fiscales y financieras para evitar el colapso tras varias campañas con cotizaciones hundidas.

    La atonía en el mercado por la crisis preocupa cada vez más; en los cuatro primeros meses de campaña 2012-2013 (de octubre a enero) cayó la comercialización global en tasa interanual (-17%), tras resentirse la venta en España (-14%) y fuera de ella (-19%).

   Los últimos datos del Panel alimentario también muestran que la demanda de aceite en los hogares cayó un 2,3 % en 2012 de media, una retracción que se explica por el fuerte incremento de los precios, sobre todo en el último trimestre, que penaliza el consumo.

   Por categorías, el refinado descendióun 7,7% y el de girasol en un 0,2 %, si bien creció la demanda de los vírgenes (+2,9 %). Los últimos datos apuntan hacia la estabilidad en países productores como Italia, Grecia o Túnez.