Susto en Alfaro pasado por agua

0
5

La Rioja.- Los inquilinos del inmueble que hace esquina en Muro Alto y la transitada calle Tudela, en el número 32, vivieron a mediodía de ayer un susto. Al tratarse de un lugar céntrico y dado el importante despliegue de los bomberos y cuerpos de seguridad, el suceso atrajo la atención y preocupación de muchos vecinos.
Sobre las 11.50 de la mañana, la rotura de una tubería proyectó con fuerza el agua hacia un bajo techo de escayola que cedió y acabó derrumbándose sobre la escalera de una vieja casa de estrecha fachada y alargada.
«Hemos tenido suerte porque no ha pasado nada», agradecía Hakim, un vecino marroquí del inmueble de dos plantas, donde reside junto a un joven matrimonio y su bebé, todos ellos de la misma nacionalidad.
El derrumbe del falso techo sobre la escalera acumuló una gran cantidad de escombros en la entrada, lo que dificultó a la madre y a su bebé el abandono de la casa. Sin embargo, a los pocos segundos logró salir a la calle.
Al abrir la puerta el agua invadió la calle y una vecina avisó a la Guardia Civil. A través de su llamada, SOS Rioja movilizó a Bomberos del CEIS-Rioja de Arnedo y Calahorra, que a su rápida llegada se encontraron a los inquilinos en la calle esperando y sin ningún daño, más allá del susto inicial.
Para entonces, el rumor había engordado y se hablaba en la localidad -y también a través de las redes sociales- de que la familia estaba atrapada bajo el techo derrumbado. Con la participación también de Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil, la tranquilidad se instaló en la zona.
Arquitecto y aparejador municipales y un técnico avisado por el propietario del inmueble inspeccionaron el edificio, dando el visto bueno a su estructura. Así, después de que un fontanero reparara la instalación y el propietario encargara el arreglo de lo dañado, los inquilinos pudieron descansar en la noche en casa.
Ante este suceso, la alcaldesa Yolanda Preciado indicó que el Ayuntamiento está enviando notificaciones a propietarios de viviendas viejas o deshabitadas para que cuiden su mantenimiento y evitar que generen peligro.