Tejerina anuncia la reforma de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad

0
6

EFE.- Tejerina, que ha comparecido a petición propia en Comisión para explicar las líneas de su Departamento, ha destacado que recibe un “buen legado” de Cañete gracias a las numerosas reformas impulsadas para lograr un medio ambiente más sostenible, y ha subrayado que quiere culminar la tarea emprendida con el mismo espíritu de “diálogo y colaboración”.

Tras un repaso a los planes y leyes aprobadas durante el mandato de su antecesor en el cargo, Tejerina ha anunciado la reforma de la citada norma para permitir la incorporación en el Registro de la Propiedad de toda la información ambiental derivada de los espacios protegidos.

Según la ministra con esta modificación se persigue otorgar “transparencia y seguridad jurídica”, ya que permitirá conocer las limitaciones al derecho de la propiedad derivado del régimen jurídico de los espacios naturales.

Esta norma era una de las pocas leyes medioambientales socialistas que quedaban sin reformar por el actual Ejecutivo en esta legislatura.

En materia de calidad aire, Tejerina ha avanzado que se va a actualizar el catálogo de actividades especialmente contaminantes para la atmósfera y ha destacado como imprescindible la reducción de de los agentes de efecto invernadero.

También y, entre otros, ha señalado que están trabajando en planes de gestión para riesgos de inundaciones por oleaje y para culminar las estrategias de protección de la costa con el fin de asegurar actuaciones en las zonas de mayor erosión.

La mayoría de los portavoces de la oposición han criticado la línea “continuista” anunciada por Tejerina porque solo “desprotege” el medioambiente, área que han juzgado “relegada” en el Ministerio y sacrificada erróneamente en aras del crecimiento económico.

Además se han interesado, entre otros, por los medios que se van a utilizar este verano contra los incendios forestales, dada la sequía histórica que azota algunas zonas del Mediterráneo; la protección del Delta del Ebro, ante los planes hidrológicos de cuenca; y el recrecimiento del embalse de Yesa, en el País Vasco, para el que han pedido paralizar las obras.