Tiempo de torrijas, de las tradicionales a las más vanguardistas

0
13

EFE.- Las superventas en este caso son las torrijas tradicionales, sobre todo de leche y de miel, pero también de vino tino o dulce, aunque su mayor apogeo se daba en décadas anteriores,

Casas tradicionales como “Mallorca” reconocen que los días más fuertes de venta son el Jueves y el Viernes Santo, cuando por tienda pueden llegar a comercializar entre 150 y 200 unidades, muy lejos, sin embargo, de las cifras anteriores a la crisis, cuando se llegaba a las 700-800 unidades por establecimiento.

Esta compañía es fiel a las torrijas tradicionales, aunque este año ha lanzado también una variedad de naranja que cuentan con buena acogida, después de que las de vino de ediciones anteriores no encajaran con los gustos actuales de la clientela.

Para el maestro pastelero y fundador de “Nunos”, José Fernández, una firma como la suya debe tirar del sector con nuevas apuestas, en este caso con la imaginación.

“También hacemos las tradicionales de toda la vida, pero hay que lanzarse a innovar, apostar y arriesgarse”, ha explicado.

En esta ocasión, “Nunos” ha creado una colección completa de torrijas en conserva: “Como en Semana Santa uno de los platos típicos son los escabeches, hemos creado una colección de torrijas en conserva”, ha detallado.

Latas de sardinas y botes de conservas se mezclan entre las identificables imágenes de torrijas de leche, miel, dulce de leche, o crema, y disimulan que todas ellas son torrijas, aunque versionadas.

En esta colección, la octava, “Nunos” ha creado dos escabeches -uno de frambuesa y otro de naranja-, partiendo con una base de un vinagre balsámico transparente; como todo escabeche, lleva pimienta negra y hoja de laurel, que, según ha indicado Fernández, “nosotros hemos matizado con pimienta roja y verde y cilantro en grano”.

“Maceramos el escabeche y, para que visualmente le parezca al cliente que es una conserva, lo ponemos en latas de sardina”.

Dentro de las conservas, la pastelería ha elaborado un salpicón con torrijas convencionales de leche y canela aromatizadas con un “masala” dulce, un vinagre de manzana y zanahoria.

En su propuesta, también figuran las conservas en almíbar: una torrija bañada en almíbar de melocotón con trozos de esta fruta y otra de mermelada de limón.

Petit Swiss de torrija y de yogur de chocolate son otras de las tentaciones preparadas por el establecimiento para complacer a los paladares más niños, que estos días también cuentan con la variada oferta en Monas de Pascua de chocolate.

Como las hueveras llenas de unidades de chocolate individuales, blancos y negros, pero también gigantes huevos de chocolate rellenos de caramelos y otras chuches que estos días ha elaborado “Mallorca”.

Pero si se quiere ser mucho más purista en esta época de Cuaresma, también se pueden probar las variedades vegetarianas de las torrijas tradicionales que sustituyen la leche de vaca por una de soja y los huevos por harinas de garbanzo, soja u otras leguminosas que venden los establecimientos especializados.