Todas las hortalizas salvo el tomate y la judía mejoran sus precios medios

0
4

    En el caso del tomate, éste alcanzó sus mejores cotizaciones a principios de campaña, cuando aún era casi inexistente la competencia marroquí, y a finales de febrero y principios de marzo, cuando el temporal de frío redujo la producción, mientras que la demanda se mantuvo estable. En cualquier caso, y de media, el precio más alto alcanzado por este producto se situó en 0,75 euros el kilo y se dio a finales del pasado mes de septiembre.

    El resto del ejercicio, salvo las dos primeras semanas del mes de marzo, el precio de este producto osciló entre los 0,40 y los 0,60 euros el kilo. Al final, en el ecuador de la campaña, el tomate almeriense alcanzó un precio medio de 0,56 euros el kilo frente a los 0,58 euros de un año antes.

    El caso de la judía resulta algo más dramático. Esta hortaliza perdió valor por segunda campaña consecutiva, pasando de venderse a 1,86 euros, de media, en el ejercicio 2010/2011, a 1,70 euros durante la campaña pasada y, finalmente, 1,62 euros en lo que va de ésta. La judía es, hoy por hoy, un producto minoritario en el contexto de los hortícolas protegidos y sus cotizaciones, campaña tras campaña, se ven fuertemente influenciadas por los precios de las producciones marroquíes. Y es que el país norteafricano, prácticamente, se ha hecho con este cultivo y con su comercialización en Europa.

    El resto de productos que se cultivan en la provincia, sin embargo, han corrido mejor suerte y, hasta la semana 11 de 2013, lograron incrementar sus precios medios, en mayor o menor medida, con respecto a un año antes. Especialmente significativo es el caso de la berenjena, cuyo precio medio se incrementó en 0,30 euros el kilo, pasando de 0,47 euros, de media, en la campaña 2011/2012, a 0,77 en este ejercicio.

    La berenjena larga fue el tipo que más logró aumentar ese precio medio y, de hecho, se llegó a vender, de media, a 0,79 euros el kilo. Esta hortaliza alcanzó sus cotizaciones más altas en el mes de diciembre, cuando se llegó a vender hasta a 1,47 euros el kilo.

   El del pimiento resulta, por su parte, un caso bastante llamativo. Y es que, si bien es cierto que se han visto partidas de esta hortaliza por encima, incluso, de los 3 euros el kilo en determinados momentos de la campaña, su precio medio durante el período analizado apenas es un 6% superior al de hace un año. De este modo, mientras en la campaña 2011/2012 este producto se vendió, de media, en su primera mitad, a 0,67 euros el kilo, en el ejercicio actual, esa cotización media apenas se situó en 0,71 euros. Este último precio, en cualquier caso, es bastante inferior al de hace dos campañas, cuando la cotización media del pimiento se situó en 0,79 euros.

    Según los datos de la Administración andaluza, el pimiento mantuvo cotizaciones por debajo de un euro el kilo durante, prácticamente, cinco meses y no fue hasta entrado el mes de marzo que superó esta barrera. Los tipos italianos, con un precio medio de 0,88 euros el kilo, y los California rojos, con 0,74 euros el kilo, fueron, hasta mitad de marzo, los mejor parados.

    Calabacín y pepino fueron, por último, los grandes beneficiados de lo que va de campaña. Ambos productos suman ya dos ejercicios consecutivos mejorando sus precios medios; no es de extrañar, por tanto, que cada vez sean más los productores que opten por uno u otro cultivo como garantías para sacar adelante una buena campaña.

    En el caso del calabacín, éste cerró la primera mitad de la campaña en curso con un precio medio de 0,65 euros el kilo frente a los 0,56 de hace un año o los apenas 0,41 hace dos. Asimismo, fue hacia mitad del mes de noviembre cuando los precios de liquidación al agricultor alcanzaban sus cifras más altas y se situaban en torno a 1,24 euros el kilo.

    El pepino, por su parte, llegó a mediados de marzo con un precio medio de 0,62 euros el kilo, lejos de los 0,46 euros de la campaña 2011/2012 o de los 0,45 de apenas otro año antes. De todos sus tipos, el Almería fue, sin lugar a dudas, el más beneficiado. Y es que alcanzó una cotización media de 0,63 euros en la primera mitad de la campaña, casi 0,20 euros más que un año antes. El pepino español, por su parte, marcó un precio medio de 0,58 euros, mientras que el francés se situó en 0,46 euros.